sanidad

La supervivencia con cáncer de pulmón ha pasado de seis meses en los 90 a cinco años

Juana María Oramas, Jefa de Oncología Médica del HUC, afirma que “prevenir y disminuir la incidencia de fumadores” es clave: el 23% de los varones y el 16% de las mujeres fuman
La supervivencia con cáncer de pulmón ha pasado de seis meses en los 90 a cinco años
Juana María Oramas, Jefa de Oncología Médica del HUC

El informe de las cifras del cáncer en España 2023 editado por la Sociedad Española de Oncología (SEOM) señala que se superarán los 279.000 cánceres en dicho año, y los más diagnosticados serán los de colon y recto (42.721), mama (35.001), pulmón (31.282), próstata (29.002) y vejiga (21.694).


El cáncer de pulmón es uno de los más diagnosticado, tanto en hombres (22.266) como en mujeres (9.016), y mientras se aprecia un descenso en el cáncer de pulmón y de vejiga en hombres, alertan del aumento en mujeres con una tasa en 2023 que casi triplica la de 2001.
El cáncer de pulmón es el segundo más diagnosticado en el mundo tras el de mama. En el año 2020 fueron más de 2,2 millones de casos (el 12% del total de tumores), y se trata del de menos supervivencia.


Juana María Oramas Rodríguez, Jefa del servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario de Canarias (HUC), insiste, a DIARIO DE AVISOS en realizar una “prevención primaria” con charlas en escuelas e institutos y campañas para disminuir el consumo de tabaco, debido al difícil diagnóstico temprano de los cánceres de pulmón al no contar con programas de cribado o diagnóstico molecular.


“La manera de evitar el cáncer de pulmón es la prevención, es decir, disminuir la incidencia de fumadores. El último dato del INE de fumadores diarios del 2020 señala que el 23,3% de los varones y el 16,4% de las mujeres españolas fuman”, señala. “Es un dato alarmante, en los programas de salud pública se tienen que incorporar de forma más asertiva las campañas antitabaco e incidir en los riesgos de fumar en las escuelas, porque, si queremos frenar esta pandemia, tenemos que disminuir la incidencia de fumadores”. La prevención “no es un gasto, es una inversión realizar campañas alertando de los riesgos”.


Oramas advierte de que “un cuarto de los varones de nuestro país fuman y las mujeres ya están a la zaga, porque su incidencia se ha triplicado desde 2001, debido al aumento del consumo a partir de los años 70”. Cuando hablamos de incidencia entre los hombres y mujeres, el cáncer de pulmón “supone el tercero, pero cuando hablamos de la mortalidad, constituye la primera causa de muerte entre pacientes diagnosticados”. Oramas insiste en que “el factor de riesgo principal es el tabaco, está demostrado en multitud de los estudios”, y, con una buena prevención, desaparecería el 35% de la mortalidad.


Otra clave para lograr una mayor supervivencia es el diagnóstico en las primeras fases, pues el 20% tendría un tratamiento potencialmente curativo. Oramas manifestó que, “en las últimas décadas, se ha insistido en la detección. El Servicio de Neumología del HUC está adherido a un estudio nacional en un intento de diagnóstico entre los pacientes fumadores con determinadas características para valorar si se puede identificar el cáncer de pulmón temprano”.


Con 35 años de trayectoria, Juana María Oramas ha comprobado la mejora de los tratamientos y aumento en la supervivencia de los pacientes. “Antes, prácticamente, no se curaba el cáncer de pulmón. Partimos en los años 90 con una mediana de supervivencia de un paciente con cáncer de pulmón diseminado, que son los más frecuentes, de seis meses. Esta situación ha cambiado muchísimo”. Hay que recordar que los tumores diseminados son entre el 70 y el 80% de los que se encuentran en las consultas, “y hoy en día estos tumores, gracias a las combinaciones de la quimioterapia y de la inmunoterapia, hay un porcentaje no desdeñable del 20% de estos pacientes que pueden vivir más de 5 años. Es decir, hemos logrado cronificar la enfermedad”.


Ahora se conoce mejor el tumor y se han perfeccionados los tratamientos individualizados. “Cuando hablamos de cáncer de pulmón, tenemos pacientes con diferentes pronósticos dependiendo del hábito tabáquico y de las características moleculares. Cada grupo de pacientes se trata de forma diferente atendiendo a las características del tumor con la mejora de la inmunoterapia y los fármacos dirigidos”. Hay pacientes con alteraciones moleculares y “la aplicación de la medicina de precisión ha permitido detectar y distinguir los subtipos de cáncer a nivel molecular y buscar fármacos para cada alteración. Se ha avanzado mucho en la supervivencia en ese aspecto, pero todavía tenemos muchos pacientes que su tratamiento es con quimioterapia e inmunoterapia”, lamenta.

TE PUEDE INTERESAR