educación

Hasta 14 localidades del sur de Tenerife están en situación de “colapso educativo”

El mapa de "zonas rojas" de la Consejería de Educación por masificación de las aulas lo conforman seis municipios sureños, con 5.000 alumnos más y si apenas nuevos centros
En municipios como San Miguel de Abona, Santiago del Teide y Arona se han registrado crecimientos de alumnado por encima del 20% en los últimos años. | DA

Pudiera ser que en un mundo mejor, o que en otra realidad, el alumnado, madres, padres y personal, docente o no, debatieran acerca de qué hacer para elevar la calidad educativa de los institutos y colegios. En Tenerife, concretamente en el Sur, se trata más bien de cómo sobrevivir al hacinamiento.

De qué espacio de recreo se puede aprovechar para colocar un despacho, de dónde sentar a un administrativo en el que caso de que entre a trabajar, de las obras para reconvertir el terrero de lucha en aulas. De cómo colocar nuevos módulos prefabricados para acoger alumnos. O qué hacer con aquel laboratorio que, en lugar de formar y mejorar los conocimientos de ciencias, se va a convertir en un espacio en el que sentar a personas. Menores, pero personas.

No se está al borde del colapso, sino en el colapso mismo. La propia Consejería de Educación del Gobierno de Canarias elaboró un documento en el que figuran las denominadas “zonas rojas” del Archipiélago en cuanto a masificación. En el caso de Tenerife, todas están en el Sur y son catorce, pertenecientes a seis municipios de esta comarca.

Cinco mil personas en el mismo espacio

Acumulan un aumento de 4.886 matrículas en apenas unos años. Pero los centros son los mismos, salvo el IES Parque La Reina, abierto este curso académico. Meter a casi 5.000 personas en el mismo espacio no es tarea fácil. Por eso hay que aprovechar todos los recovecos.

En concreto, están consideradas áreas tensionadas, las siguientes: la zona de costa de Arico; San Isidro, El Médano y Los Abrigos, en Granadilla de Abona; Las Zocas y Las Chafiras en San Miguel de Abona; Los Cristianos, Guaza-Parque La Reina, El Fraile-Las Galletas y Los Cristianos en Arona; Tijoco, Armeñime y casco de Adeje en este municipio y Playa de la Arena y Tamaimo en Santiago del Teide.

El documento contempla las necesidades de centros en todas estas localidades. Sin embargo, al cotejar con el Plan Canario de Infraestructuras Educativas 2018-2025, este no parece estar cumpliéndose con exactitud, salvo algunas excepciones.

Las cifras de alumnado en los municipios del Norte desciende, pero en el Sur va a velocidad de crucero. Excepto en Guía de Isora, que es una rara avis y que ha perdido 408 estudiantes en los últimos años. En el resto, los incrementos de matrículas van viento en pompa, con incrementos de dos dígitos y que, en todos los casos, supera el 17%.

La construcción o ampliación de los centros no ha ido como debía. Algunos acumulan años de demora, como el CEIPF de Adeje o el IES Parque La Reina, que nació con un importante retardo. Otros, como los barracones del IES de Guaza, no desaparecerán del mapa, ya que la intención de Educación es reutilizarlos la próxima semana para el alumnado del CEIP Los Abrigos. Al menos esa es la idea, si se solventan diversas cuestiones de carácter previo. Un buen listado ni han empezado ni disponen de suelo.

En el periodo estudiado por la Consejería para elaborar el plan de infraestructuras 2018-2025 se refiere a los años 2009-2018. En ese tiempo, Arona incorporó a 2.253 alumnos más sin que se levantara IES o CEIP alguno. Un 20,3% más. Adeje, 785 estudiantes, un 19,3% de incremento. En Granadilla de Abona fueron 1.176 (17,9%), en San Miguel 467 (22,6%) y 208 en Santiago del Teide (22,3%).

Inversiones que no se han cumplido

Para enfrentar semejante ritmo, las previsiones del Gobierno de Canarias era invertir 154,7 millones de euros en Tenerife -de un total en Canarias de 419 millones para nuevos centros-. Los fondos debían ir a trece municipios, de los cuales solo cuatro no están en la zona Sur (Santa Cruz, La Laguna, La Orotava e Icod de los Vinos).

En el caso de Arico, en el mapa de “zonas rojas”, Educación explica que el Ayuntamiento ha puesto a disposición suelo en Abades, que el alumnado es transportado al casco y que “allí están al máximo de su capacidad”, según se reconoce.

Granadilla: en San Isidro se admite que urge suelo para un Centro de Educación Obligatoria -el informe es anterior a la cesión de los terrenos, que ya se ha producido-, al que el Ayuntamiento se opone, ya que quiere un IES, y que hay que agilizar las ampliaciones del IES Magallanes y del CEIP Abona. En el caso de El Médano, Educación consideraba fundamental en 2019 la ampliación del IES El Médano, con nueve aulas.

El Gobierno de Canarias admite en su informe, además, que, en San Miguel, el IES del mismo nombre está “colapsado desde hace años” y que es el único del municipio, de la misma manera que advierte de que “urge sacar el nuevo IES Las Chafiras”, para el que ya hay suelo, de igual forma que lo hay para Las Chafiras, donde el cercano “CEIP El Monte, en Guargacho, está completo”.

Un poco más allá se encuentra el municipio de Arona, que presenta una situación de lleno completo y en el que el alumnado ha crecido a un ritmo superior al 20% en un periodo en el que solo se ha estrenado el IES Parque La Reina.

Allí, según el informe de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, en el caso de Los Cristianos, el CEIP Pérez de Valero debería ser ampliado y el departamento autonómico considera que hay espacio para ello. Sobre el IES Ichasagua, “se estudiará la viabilidad” de una ampliación, mientras que el IES Los Cristianos “está al máximo de su capacidad. Tiene una ampliación importante”, reza el documento.

En cuanto al área de Guaza-El Fraile, se aconseja no prescindir de los vilipendiados módulos prefabricados del IES de Guaza, aunque se haya puesto en marcha el IES Parque La Reina, “hasta no disponer suelo educativo en El Fraile para la construcción de un nuevo centro, preferentemente un CEO que evitaría” el traslado de los alumnos hasta la zona de medianías.

“Urge suelo en El Fraile” se explica en este documento, en el que también se comenta que “se estudia ampliar el IES Las Galletas”.

Sobre la localidad de Tijoco -Adeje- se recoge que es fundamental avanzar en el nuevo CEIP de Tijoco para sustituir al actual, ya que el alumnado de los cuatro cursos de primero y segundo de la ESO están escolarizados en un centro cultural anexo, cedido por el Ayuntamiento.

“Sondar” al alumnado y sin laboratorio

Recientemente, y sobre uno de los institutos recogidos en el informe, el IES Magallanes (San Isidro, Granadilla de Abona), su directora, Natalia Guillén hablaba de la ampliación, una más, de un centro en el que se da clase hasta en el terrero de lucha.

Este incremento de aulas lleva un retraso considerable, si bien fuente oficiales de Educación aseguran que estará en las próximas semanas. “Lo más curioso es que el proyecto no contemplaba ningún baño. ¿Y qué hacemos nosotros? ¿Sondamos a los chicos?”, se pregunta Guillén, quien lamenta el hacinamiento en el que conviven alumnado y personal.

Y si, hace unos días, el informe PISA volvía a sacar los colores a España, aquí ni se puede hablar de calidad educativa, sino de cantidad. “Debajo de las escaleras, en el edificio A, se pusieron los despachos de convivencia y de orientación”, mientras que “los dos laboratorios están destinados a aulas porque, por muy triste que parezca, hay que priorizar y es más importante tener una clase donde meter a los alumnos que dar una asignatura de microbiología. Por tanto, todo esto está afectando a la calidad de la educación que recibimos”. Palabra de María Torres Mesa, alumna y portavoz de Libertad 27, el sindicato de los estudiantes del centro, cuya denominación recoge el nombre y el número de la calle en la que se encuentra el Magallanes, donde la comunidad educativa se concentró en señal de protesta.

TE PUEDE INTERESAR