la palma

“La Palma tiene, por fin, una hoja de ruta para la recuperación económica y social”

Nieves Lady Barreto, consejera de Presidencia del Gobierno de Canarias
Nieves Lady Barreto

El pasado 27 de noviembre, Nieves Lady Barreto, consejera de Presidencia, Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad del Gobierno de Canarias presentaba ante una veintena de representantes de asociaciones de vecinos y de plataformas de afectados por el volcán el proyecto de decreto ley de ordenación en materia territorial y urbanística que aún debe ser aprobado por el Consejo de Gobierno. Esta norma clasifica el terreno ocupado por la colada delimitando las zonas en las que se puede empezar a reconstruir de manera inmediata y otras en la que también es posible la reconstrucción, pero condicionada a los informes de los organismos científicos autorizados sobre la temperatura y condiciones del suelo, así como a la delimitación del futuro Espacio Natural Protegido.

Se van a cumplir dos años desde que se diera por finalizada la erupción, ¿este decreto da una respuesta definitiva a todos los afectados?
“Da respuesta a una gran parte de los afectados, porque para dar respuesta a todos hacen falta más normas específicas, en las que ya estamos trabajando. Lo importante es que cuando se aprueben los decretos que faltan, todos tendrán una solución. Podrá gustar o no, pero tendrán una solución. Este primer decreto de ordenación territorial y urbanística, una vez que se apruebe, permitirá algo muy importante: que una parte de las personas que perdieron sus viviendas, segundas viviendas y viviendas vacacionales puedan ya, de manera inmediata, empezar a reconstruirlas, con la única condición de obtener una licencia municipal. Y eso ya es un gran paso. En unas semanas, tendremos el siguiente, que es el decreto para la recuperación de la actividad agrícola y ya estamos trabajando en el tercero, que es el de medidas en materia de vivienda, no solo para promover la construcción de vivienda pública sino para dar a los ayuntamientos la posibilidad de que habiliten suelos para aquellas personas afectadas que pueden verse en zona protegida. Y cuarto decreto es el de desarrollo económico, que ordenará la recuperación de la actividad industrial y comercial, principalmente. Por tanto, hemos empezado a andar un camino que tiene como objetivo final dar respuesta a todas y cada una de las personas afectadas, teniendo en cuenta que las circunstancias son muy variadas”.

¿Han cambiado sustancialmente el trabajo que dejó hecho el Gobierno anterior?
“Hemos tenido que hacerlo para corregir las irregularidades, invasión de competencias y visos de inconstitucionalidad de las que había advertido el Estado, si bien, nadie en el anterior Gobierno informó de que existían esas advertencias y le presentaron a los afectados un texto que ya sabían de antemano que no podía salir adelante tal y como estaba redactado. No presentamos un nuevo borrador, sino un decreto nuevo, que aprovecha parte del trabajo ya hecho, pero que cambia sustancialmente la forma de afrontar la reconstrucción. Siempre hemos defendido que la gente es capaz de salir adelante si cuenta con los medios y los recursos para ello y eso es lo que vamos a darle a los afectados: la norma legal y los recursos que necesitan para recuperar, si quieren, lo que tenían el día antes de que explotara el volcán y las administraciones estaremos a su lado en todo el proceso”.

¿Y qué cambios han introducido?
“Además de las correcciones para que el decreto sea jurídicamente sólido, hay dos novedades fundamentales: la primera es que hay zonas en las que se puede empezar ya la reconstrucción, desde que se apruebe el decreto, y la segunda -y más importante aún- es que esta norma garantiza el derecho de propiedad de los afectados sobre sus parcelas”.

¿Eso significa que no habrá parcelación urbanística?
“La parcelación pasaba por expropiar la propiedad del suelo a un afectado para que otro afectado pudiese reconstruir su vivienda y es algo que a la mayoría de las personas les resultaba incomprensible. Lo que nosotros siempre hemos defendido es que a la gente hay que darle la oportunidad para que, si quiere y las condiciones de la colada lo permiten, puedan reconstruir lo que tenían el día antes de que estallara el volcán. Para eso, seguirán conservando la propiedad de su parcela y recibirán una compensación justa por el valor real de las propiedades que tenían. Y mediante el decreto de vivienda habilitaremos suelos para que los ayuntamientos puedan cederlos a las personas que tengan imposibilidad de construir”.

Compensar el valor real de las propiedades fue una de sus principales exigencias mientras estuvo en la oposición y una de las promesas electorales de Coalición Canaria, ¿está el Gobierno en condiciones de cumplirla?
“No era una promesa, era un compromiso. Siempre dijimos que la recuperación de La Palma se tenía que sustentar sobre dos cosas: normas específicas y fondos. Ya tenemos la planificación de las normas que hay que aprobar y contamos, por primera vez, con fondos específicos en los presupuestos. Me refiero a los 50 millones plurianuales que incorpora por primera vez el Gobierno de Canarias en su presupuesto para 2024, y que seguirán, al menos, hasta 2027. Tenemos también los 100 millones del Estado que están en los Presupuestos Generales de 2023, que tienen que llegar antes de que acabe el año. Eso suman 150 millones que irán dirigidos a empezar a compensar el valor real de las propiedades que se llevó el volcán. Y tenemos un pacto de gobernabilidad en incluye el Plan de Recuperación de La Palma, que son esos 100 millones anuales que tienen que llegar del Gobierno de España durante cuatro años. De esta hoja de ruta que hemos trazado forma parte también la deducción del 60% del IRPF que tenemos garantizada hasta 2027 y la bonificación de 20 céntimos sobre los combustibles que entra en vigor en enero. La isla necesita medidas fiscales específicas para resucitar su economía y estas son las más importantes, pero no las únicas”.

Volviendo al decreto de ordenación territorial y urbanística, ¿dónde se podrá construir y dónde no?
“Hemos trabajado en un decreto que es más ambicioso en cuanto a la recuperación de la colada y teniendo en cuenta que estamos hablando de una realidad en constante evolución. Clasifica el territorio afectado por el volcán en función de las condiciones de la colada. Por una parte, tenemos las zonas ‘verdes’ donde la colada tiene un espesor inferior a los 10 metros, donde se puede empezar a construir de inmediato, una vez que se apruebe el decreto que será antes de que acabe este mes diciembre, con la única condición previa de obtener la preceptiva licencia municipal. Por otro lado, está la zona ‘amarilla’ de recuperación condicionada, allí donde la colada tiene más de 10 metros de espesor y la temperatura impide construir de manera segura. A medida que la colada se vaya enfriando se irá permitiendo la reconstrucción en esta zona. Hay que aclarar que no es el Gobierno sino los organismos científicos autorizados los que determinan dónde es seguro y dónde no es seguro trabajar por ahora. Y queda finalmente una última zona que hemos demarcado de manera provisional hasta que el Gobierno establezca los límites y usos del futuro Espacio Natural Protegido”.

Por lo que ha dicho estos días, se modifica también el primer decreto que se aprobó para la reconstrucción, el 1/2022, ¿en qué sentido?
“Este decreto es el que habilita a quienes perdieron su vivienda habitual a reconstruir su casa en otra parcela de su propiedad, aunque no tenga la condición de parcela urbana ni urbanizable, siempre que se encuentre dentro de alguno de los tres municipios afectados. Para empezar, hemos ampliado su plazo de vigencia a cuatro años y su ámbito de aplicación a toda la isla, no solo al Valle de Aridane, independientemente de si eran propietarios antes del 19 de septiembre de 2021. También se amplían sus usos ya que ahora permite también a la reconstrucción de las segundas viviendas y las viviendas vacacionales. Y algo muy importante es que se regula el derecho de los herederos legales ya que, en estos dos años, lamentablemente, varios afectados han fallecido y era necesario reconocer a sus herederos el derecho a reconstruir la propiedad que se llevó el volcán”.

Hay quien dice que se ha prescindido de la participación ciudadana en la redacción de este decreto.
“Las reuniones asamblearias con cientos de personas exponiendo sus circunstancias particulares fueron útiles en su momento y de ese proceso, que fue ejemplar en muchos aspectos, se pueden extraer lecciones muy positivas, pero no podemos obviar que tras casi dos años de asambleas no se pudo aprobar ni el decreto urbanístico ni el agrícola, no se daba respuesta a las preguntas de las personas y lo que fue un modelo bueno se intoxicó por la mala praxis de quien gobernó. Nosotros hemos garantizado que se pueda ejercer la participación ciudadana de manera individual en horario de mañana y tarde en las oficinas de Gesplan en el municipio de El Paso y en las de Santa Cruz de Tenerife para que los afectados acudan a informarse con los técnicos sobre el decreto en general y sobre sus parcelas en particular y para que planteen su dudas, alegaciones y propuestas. Lo que no pueda solucionar este decreto lo solucionaremos con los siguientes. En la primera semana han pasado por las oficinas más de un centenar de personas y lo que nos han transmitido muchas de ellas es alivio porque, por fin, ya tienen certezas. También hemos celebrado un encuentro con los medios de comunicación para explicarles a fondo el contenido de la norma y la hoja de ruta, y lo mismo con las asociaciones empresariales. Y estos días nos hemos sentado con el Cabildo y los tres ayuntamientos afectados para asegurarnos de que no se queda fuera del decreto ninguna carretera, pista, camino o infraestructura pública de ningún tipo. Todavía queda mucho por hacer, pero ya estamos en el camino y sabemos a dónde queremos llegar. La Palma, por fin, tiene una hoja de ruta para la plena recuperación económica y social y eso le va a dar a las personas afectadas la certidumbre por la que llevan dos años esperando. Eso, para quien lo ha perdido todo y no veía luz al final del túnel, tiene un valor incalculable”.

TE PUEDE INTERESAR