santa cruz

La empresa del cáterin policial en el Carnaval dice que el reparto fue correcto

Sunshine Catering asegura que los alimentos se transportaron en cajones isotermos y que el furgón está autorizado para la distribución
El furgón de reparto del cáterin servido a los policías locales el pasado sábado de Piñata. | DA

La empresa Sunshine Catering, contratada por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para servir la comida en las casetas de los policías que se encontraban de servicio durante los días de fiesta en la calle, desmintió ayer la denuncia formulada por los agentes respecto a que los alimentos servidos en el menú incumplían las normas sanitarias.

El director de la citada empresa, Jesús Lista, afirmó que el servicio de cáterin a los policías “ha cumplido con todas las condiciones sanitarias exigidas” y achacó las quejas de los agentes a “una guerra interna” con la Corporación ante las próximas elecciones sindicales. “Por un problema entre la Policía y el Ayuntamiento se ha perjudicado la imagen de esta empresa y, además, se ha puesto en riesgo 58 puestos de trabajo y los 1.300 menús que se preparan para colegios”, dijo.

La respuesta de la empresa se produce después de que policías locales denunciaran ante el Cabildo y la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, respectivamente, que el furgón que realizaba el reparto de alimentos, “no era refrigerado ni apto para el transporte de comida”, además de que “llevaba alimentos perecederos como tortillas, mayonesas, natillas o yogures en neveras de cartón sin guardar la cadena de frío”.

Al respecto, Lista explicó que “el furgón está autorizado por Sanidad y cumple con la normativa higiénico sanitaria, pues aunque no es isotermo lleva ventanas y cuenta con certificado de conformidad para el transporte de alimentos. Además, los baúles donde se transportaban los menús para los policías, que sí son isotermos, iban cerrados y, cada uno aguanta hasta tres horas el frío, por lo que la comida iba empaquetada individualmente, estaba en perfecto estado, no estaba caducada, y contaba con registro y documentación autorizada para su consumo”.

Lista apuntó que “la mayoría de la comida del menú no fue elaborada en las cocinas de la empresa, salvo las tortillas y las empanadillas, ya que el resto eran alimentos envasados de marcas comerciales, como las natillas”.

Matizó que “no habían cucarachas muertas dentro de cajas, sólo una encima de un baúl de reparto, que estaba viva, y que se tuvo que colar al tener las puertas abiertas del furgón mientras se distribuía la comida. Trabajamos con grandes empresas que certifican el control de alimentos y de plagas, Canatec 35 y Faycanes; y realizamos auditorías externas y analíticas”. Por ello, subrayó que “ojalá venga Salud Pública para comprobar que todo lo dicho es mentira, pues resulta curioso que se haya denunciado el último día cuando llevábamos repartiendo desde el inicio del Carnaval”.

El Ayuntamiento, por su parte, ha declinado valorar la denuncia policial y esperará a que Salud Pública determine si se ha cometido o no infracción.

TE PUEDE INTERESAR