tenerife

Desigual reacción de alcaldes tras el reimpulso al proyecto del tren

Miranda (Granadilla) es crítica, Fraga (Adeje) señala que “no hay soluciones únicas”, Lemes (Arona) cree que marcará un “antes y un después” y González (San Miguel) lo ve “muy positivo”
Trenes Canarias

El anuncio realizado por la presidenta del Cabildo, Rosa Dávila, de reimpulsar el proyecto del tren del Sur, entre Santa Cruz y Adeje, con una primera fase que conectará San Isidro (Granadilla de Abona) con Adeje, ha generado diferentes reacciones entre las alcaldías de los cuatro municipios por los que circulará la gran apuesta insular para facilitar la movilidad de la ciudadanía. Los regidores de Adeje, Arona, San Miguel de Abona y Granadilla de Abona han expresado su opinión en DIARIO DE AVISOS.

El alcalde de Adeje, José Miguel Rodríguez Fraga (PSOE), indicó que “no hay soluciones únicas al problema de movilidad que sufrimos en el Sur y en la Isla”, aunque destacó que la medida que plantea el Cabildo “será bienvenida si suma y ayuda a solucionar la situación de colapso”. Para Rodríguez Fraga, “todo lo que sea fomentar el transporte público y facilitar su uso a la ciudadanía debe ser positivo”, si bien, aclaró, “cualquier solución debe venir acoplada a un plan global que incluya una red de conexión”.

Para la alcaldesa de Arona, Fátima Lemes (PP), la apuesta por el tren del Sur “puede suponer un antes y un después” en la conectividad entre el área metropolitana y la zona meridional, por cuanto “dará más opciones para desplazamientos por motivos laborales, formativos y administrativos”y porque “contribuirá a reducir el problema de movilidad que sufre Tenerife”.

“Es una buena noticia que, después de tantos años hablando sobre esto, se dé un impulso real a este proyecto para que se convierta lo antes posible en una realidad”, manifestó.
En términos similares se expresó Arturo González (CC), alcalde de San Miguel de Abona, que evaluó “muy positivamente” el anuncio realizado por la presidenta del Cabildo y defendió la “sostenibilidad, la seguridad y la puntualidad” de este tipo de medios de transporte. “El impedimento ha sido su coste económico, pero si España y Europa lo financian, no podemos perder esta oportunidad”, apuntó el regidor sanmiguelero, quien recordó que “existen proyectos como este en la Península, siendo igual de costosos”.

VOZ CRÍTICA

En cambio, Jennifer Miranda (PSOE), alcaldesa de Granadilla de Abona, se mostró crítica con el proyecto. “Las soluciones a la movilidad del Sur no pueden esperar, con suerte, un mínimo de ocho años”, remarcó, antes de recordar que los ciudadanos de esta zona de la Isla llevan más de dos décadas sufriendo las consecuencias de una “situación crítica”. Lamentó que “se sigan cometiendo los mismos errores que hace 20 años, con debates sobre megainfraestructuras con costes milmillonarios que nadie sabe quién asumirá ni cuándo”.

Miranda indicó que le “preocupa mucho más” que las guaguas que desplazan a los trabajadores a la zona turística o a Santa Cruz “sean del todo insuficientes”, pero también que aún no se haya sacado a licitación el tramo de la autopista que une Granadilla de Abona con la zona turística, “a pesar de estar finalizado el proyecto de tercer carril de la TF-1”.

Por todo ello, la alcaldesa granadillera pide “soluciones realistas a corto y medio plazo, porque el sur de Tenerife está cansado de promesas que no se cumplen”.

VARIAS FASES

El proyecto del tren del Sur, entre la capital tinerfeña y el municipio de Adeje se abordará por fases, la primera de ellas desde San Isidro hasta el citado municipio sureño y rondará los 800 millones de euros, según indicó Rosa Dávila.

La presidenta del Cabildo calificó el pasado miércoles el proyecto como “irrenunciable” tras el compromiso del Ministerio de Transportes de crear un grupo de trabajo sobre los proyectos ferroviarios de Tenerife y Gran Canaria.

Para ello, la Institución insular tendrá que actualizar los proyectos ferroviarios, así como sus respectivas declaraciones de impacto ambiental. Para estos trámites, según anunció la presidenta, ya se han dado las instrucciones necesarias, al objeto de evolucionar y modificar el plan insular de ordenación, por lo que se prevé que, en un año, estén terminados, para un posterior proceso de licitación, una vez cuente con la financiación necesaria.

Dávila afirmó que el tren del Sur es un proyecto “a medio y largo plazo”, por lo que toda la red ferroviaria que contempla, desde Santa Cruz hasta Adeje, comprenderá en torno a siete años, mientras serán cuatro los que suponga el tramo “más abordable”, San Isidro-Adeje, una vez comiencen las obras.

La selección del primer tramo se ha hecho en base a criterios de infraestructura y cantidad de movimientos, en torno a medio millón de vehículos privados.

TE PUEDE INTERESAR