salseos

El casoplón que se ha convertido en el refugio de la infanta Cristina en Canarias

Está ubicada en una parcela de más de 5.000 metros cuadrados y cuenta con numerosas comodidades, como piscinas, gimnasio y salas de juegos, entre otras
Infanta Cristina
Infanta Cristina. Archivo

La infanta Cristina, hija de los reyes eméritos Juan Carlos y Sofía, parece haber encontrado un renovado optimismo tras superar un periodo difícil en su vida personal. Su reciente sonrisa constante en apariciones públicas refleja una nueva filosofía. Una perspectiva positiva que es evidente en su actual fase de soltería, donde aprovecha la libertad y las pequeñas alegrías de la vida.

Un Fin de Semana en Lanzarote

Recientemente, Cristina pasó un fin de semana en Lanzarote disfrutando de la compañía de sus hijos Juan y Miguel Urdangarin. La familia se hospedó en la casa de Alexia de Grecia y su esposo, Carlos Morales.

Según informa Lancelot Digital, durante su estancia, Cristina y su familia disfrutaron de una auténtica ruta gastronómica. El sábado, fueron vistos en el restaurante Casa de La Playa en Arrieta, famoso por su pescado fresco. Juan Urdangarin incluso posó con el personal del restaurante, mostrando una actitud amigable y accesible.

Por la noche, el grupo cenó en el restaurante Cangrejo Rojo en Puerto del Carmen. Allí, degustaron croquetas caseras, entrecot a la piedra y buen vino. La velada fue descrita como muy agradable, y se vio a Cristina disfrutando junto a sus hijos, su prima Alexia, su marido y su hija Arrieta.

Una Relación Familiar Sólida

Esta visita es la segunda en los últimos meses que Cristina hace a su prima en Lanzarote. En febrero, ambas disfrutaron del carnaval de la isla, y las imágenes de ese momento se volvieron virales. La sólida relación entre Cristina y Alexia, hija de Constantino y Ana María de Grecia, ha perdurado a lo largo de los años, evidenciando un vínculo que va más allá de la sangre, recuerda la revista Vanitatis.

Alexia de Grecia, que lleva una vida tranquila y anónima en Lanzarote desde su matrimonio con el arquitecto Carlos Morales, reside en un lujoso chalé en Puerto Calero, Yaiza. La residencia, diseñada por Morales, cuenta con numerosas comodidades como piscinas, gimnasio y salas de juegos, ubicada en una parcela de más de 5.000 metros cuadrados con vistas al mar.

TE PUEDE INTERESAR