jaque mate

La mecha que enciende Milei

Si la política de hoy y de mañana se decanta por poner sus cimientos en los axiomas e insultos de líderes disparatados como el jefe de Estado argentino, nos aguarda un período oscuro cuando más luz se necesitaba
La mecha que enciende Milei

La zafiedad de Milei abochorna a los demócratas de cualquier ideología. Y echa leña al fuego en una hora crítica como esta en que Europa el próximo 9 de junio y Estados Unidos el 5 de noviembre se juegan su futuro, y en Occidente se aviva una peligrosa inestabilidad en un año mega electoral.

Si la política de hoy y de mañana se decanta por poner sus cimientos en los axiomas e insultos de líderes disparatados como el jefe de Estado argentino, nos aguarda un período oscuro cuando más luz se necesitaba. Milei viajó a España para incendiar la casa que le recibía. El mitin ultra de Madrid en el que este domingo insultó al presidente de España y llamó “corrupta” a su esposa, es, como denuncia el ministro Albares en su declaración institucional, un hecho sin precedentes en la historia de la diplomacia. Abascal, el líder de Vox que buscaba llamar la atención y disputarle el espacio al PP en la precampaña europea, no podrá disimular una afrenta semejante en su propio país por un dirigente deslenguado del que él es anfitrión.

Lo más grave de este vómito en Vistalegre de un político que en Argentina ya está siendo retratado por quienes no se arrugan ante sus dentelladas es que esta dialéctica nace en el estiércol de la nueva política en boga, y a buen seguro tendrá imitadores en campañas electorales sucesivas.

No asoman los mejores augurios en los momentos presentes. Incidentes como el atentado al primer ministro eslovaco (a falta de que se esclarezca el accidente de ayer del helicóptero con el presidente iraní) contribuyen a alimentar cierta preocupación sobre la seguridad internacional. Las recientes denuncias de Sánchez sobre el “fango” político en España y el auge de la desinformación mediante bulos abundan en ello. Amén de dos guerras que galvanizan el estado de inquietud general en sumo grado.

Milei ha venido a encender la mecha en el peor momento. Y ante su conducta de pirómano no cabe mirar para otra parte. ¡Jaque mate!

TE PUEDE INTERESAR