sociedad

Adiós al mito de la temperatura corporal: nuevos hallazgos sugieren una media más baja

Los resultados de este estudio sugieren que la temperatura media del cuerpo humano ha estado disminuyendo con el tiempo, haciendo que el valor de 36,6 grados centígrados sea "incorrecto"
Adiós al mito de la temperatura corporal: nuevos hallazgos sugieren una media más baja
Adiós al mito de la temperatura corporal: nuevos hallazgos sugieren una media más baja. DA

Durante mucho tiempo se ha aceptado que la temperatura corporal normal oscila entre los 36 y 37 grados centígrados, situándose comúnmente en los 36,6 grados. Sin embargo, estudios recientes podrían poner en duda esta referencia. Según la web polaca WP, nuevas investigaciones indican que esta cifra tradicional podría no ser del todo precisa.

Un equipo de investigadores liderado por Julie Parsonnet de la Universidad de Stanford ha llevado a cabo un análisis exhaustivo de cientos de miles de mediciones de temperatura corporal tomadas en los últimos 150 años. Los resultados de este estudio sugieren que la temperatura media del cuerpo humano ha estado disminuyendo con el tiempo, haciendo que el valor de 36,6 grados centígrados sea “incorrecto”.

Una posible explicación para esta discrepancia se remonta a la metodología de medición de la temperatura corporal establecida en el siglo XIX por el médico alemán Carl Reinhold August Wunderlich. En aquella época, las condiciones de salud general de la población podrían haber sido peores que las actuales, influyendo en una mayor temperatura corporal promedio.

Los investigadores también destacan que diversos factores pueden afectar las mediciones de temperatura, incluyendo el lugar del cuerpo donde se toma la temperatura, la hora del día, el sexo del individuo, el tiempo transcurrido desde la última comida y la calidad de los instrumentos de medición utilizados.

A pesar de que aún no se ha fijado un nuevo estándar para la temperatura corporal, los investigadores coinciden en que el valor aceptado actualmente debería ser revisado a la baja. Este hallazgo subraya la necesidad de actualizar los parámetros médicos a la luz de nuevas evidencias científicas, garantizando así una mejor precisión en el diagnóstico y cuidado de la salud.

TE PUEDE INTERESAR