Opinión

Toño

Envenenaron a Toño, el bulldog inglés del senador Antonio Alarcó. El mal nacido que cometió este crimen se merece dormir a la sombra toda su vida

Qué Carnavales aquellos (III)

Opino, que otro de los motivos por los que el Carnaval ha ido perdiendo fuerza y categoría, aunque no magnitud, es por el tema musical

Bruselas – Por Carlos Alonso

Una capital de intereses, de lobbystas, de funcionarios de todas las nacionalidades, de personas de todos los sitios que se mueven entre las estructuras creadas por las diferentes instituciones de la Unión Europea

Yo soy belga – Por Josep Esteve Rico Sogorb*

Hoy, ahora, estos días; yo soy belga…y europeo. Más que nunca. Y si todos fuimos franceses la anterior vez, y si antes todos fuimos ‘Charlie Hebdo’; ahora no es para menos

La corrupción en 2015

España registró en 2015 el peor dato de percepción de la corrupción de su historia

Vida útil – Por Indra Kishinchand

Desde que todos los días son domingo, siento que el olvido es como el invierno, solo te acostumbras a él con el tiempo. Y es precisamente tiempo lo que siempre falta, o lo que sobra entre tanta nostalgia

¿Y ahora?

Vale, ha llegado y se irá pronto la Semana Santa, que es una frontera. Para todo. Incluso para pagarle a Hacienda. ¿Y ahora? ¿Qué ocurrirá ahora?

‘Parquet’

No es fácil cubrir el vacío que provocan los tiempos muertos en los partidos de baloncesto, hacer algo, darles contenido, entretener, llamar la atención para que en las gradas los espectadores no se aburran

Espinosa, un compromiso vital

El Grupo Montañero de Tenerife ha editado Trochas, caminos y veredas, un conjunto de crónicas elaboradas por el doctor Luis Espinosa García -al que flaquearán las piernas y también la vista, pero no la memoria- de modo que se asoma semanalmente en este periódico

Fernando Botero

A las solemnidades litúrgicas de la Semana Santa de Roma se une este 2016 año la presentación del Víacrucis del colombiano Fernando Botero (1932)

Mi Semana Santa

Lo más que recuerdo son los ojos saltones de Simón cireneo mirándome fijamente. Yo, un niño, acompañaba a mi padre, que pertenecía a la hermandad del Santísimo, con su hopa morada y su redoma