sociedad

Hijos de vientres ajenos

María -nombre ficticio dado para preservar su intimidad- quería darle un hermano a su hijo adoptivo. Sus problemas para quedarse embarazada por inseminación artificial y fecundación in vitro la llevaron en aquella ocasión a buscar en Etiopía la descendencia que tanto anhelaba. Sin embargo, el proceso fue largo y muy duro. Por eso, y después de consultar con un amigo médico, decidió ponerse en contacto con Yoursurrogacy, la única empresa consultora en Canarias que se dedica a asesorar sobre los programas de gestación subrogada internacional. Su impulsor en el Archipiélago, el grancanario Alexis Mateo, fue padre en enero de 2011 gracias a una mujer rusa, una experiencia que le cambió la vida y que le animó a montar una empresa que se ha convertido ya en una referencia a nivel nacional.
No en vano, según explica al DIARIO, el Archipiélago es la comunidad autónoma donde más demanda de gestaciones subrogadas hay de todo el país, y solo en lo que va de año más de una decena de familias están inmersas en un proceso de este tipo. Una de ellas, de la isla de Tenerife, vio nacer la semana pasada en Ucrania a su primera hija, una niña completamente sana que pesó tres kilos y midió 57 centímetros. “Yo tuve una historia muy complicada hasta lograr este proyecto. Me vi solo en un país en el que no controlaba el idioma ni la legislación, y tampoco tenía asesoramiento”, relata Alexis Mateo, enfermero de profesión. Cuando acabó su odisea, pensó que nadie debía pasar por lo que él había padecido, y con ese objetivo creó Yoursurrogacy, una consultoría que tiene su sede en Las Palmas de Gran Canaria y está formada por un equipo multidisciplinar formado por abogados, médicos, psicólogos, traductores y gestores personales, destinada a programas de gestación subrogada en distintos países.

El proceso, que tiene un coste cercano a los 40.000 euros, se realiza fuera de nuestro país porque en España no es legal, aunque cada vez son más los colectivos y asociaciones que demandan su legalización. Para Alexis Mateo, resulta paradójico la “doble moral” que supone no permitir que esos niños nazcan en territorio nacional, pero sí otorgarles todos los derechos cuando llegan procedentes de otras latitudes. Y es que en media docena de países europeos, entre ellos Portugal, así como en Estados Unidos, México, Tailandia o India está completamente implantado y aceptado. “En los últimos años la gestación subrogada se ha ido abriendo camino en España, pero siguen siendo procesos igual de duros y difíciles de admitir socialmente”, denota el fundador de Yoursurrogacy, quien no obstante deja claro que en Canarias “hay más aceptación y la mentalidad de la gente es más abierta que en otras comunidades autónomas”. El camino, sea como fuere, está lleno de obstáculos, especialmente cuando los padres regresan a casa con su pequeño. Porque, por ejemplo, hasta 2014 la ley no recogía la posibilidad de que los progenitores pudieran acogerse a los permisos de paternidad o maternidad, un camino que también Alexis Mateo fue el primero en abrir. De hecho, tras un largo proceso, el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) acabó finalmente dándole la razón y le reconoció su derecho a recibir el sueldo correspondiente a las 18 semanas de baja maternal.

Más noticias
Posibilidad de tormenta para hoy en el Archipiélago
Alexis Mateo, impulsor de la consultora Yoursurrogacy, posando con un bebé de padres          canarios nacidos por gestación subrogada. DA
Alexis Mateo, impulsor de la consultora Yoursurrogacy, posando con un bebé de padres canarios nacidos por gestación subrogada. DA

Con su victoria, Alexis le abrió las puertas a otras parejas homosexuales o heterosexuales que se encontraban en la misma situación que él en nuestro país. Porque la gestación subrogada no es exclusiva de un perfil concreto de familia. Más de la mitad de los casos que recurren a ella -según las agencias intermediarias- son parejas heterosexuales en las que la mujer no puede llevar a término un embarazo; el otro 40% corresponde a parejas homosexuales y un 10% a personas solas. “Una vez nacido el bebé, la gestante renuncia a todos los derechos del menor, incluida la lactancia y la maternidad, que pasan a los padres del pequeño”, recalca Alexis, que acompaña a los padres durante todo el proceso de gestación y además cuenta con el apoyo de varios trabajadores en distintos puntos del país donde se lleva a cabo el embarazo. En la web de su consultoría hay varios testimonios de personas que confiaron en Yoursurrogacy para lograr el sueño de ser padres. Es el caso de José Miguel y Francisco, una pareja de homosexuales que afirman que “la subrogacion aparece en las parejas que desean formar una familia como el último recurso desesperado, pero realmente debería ser una opción más y tan reglada como otras que sí se conocen, como la adopción”. “Nosotros animamos a otras parejas a que lo hagan, porque todas solemos pasar por los mismos procesos: la adopción, la fecundación in vitro, etc, pero por desgracia nunca nos informaron de la subrogación”, recalcan estas personas, quienes insisten en que “no es ciencia ficción, es real”.

“Tenemos que agradecerle a Alexis que durante todo el proceso él es tu conciencia, tu amigo, tu compañero y tu asesor, porque aunque parece desde el exterior que es un camino muy complejo, te guía y te enseña que es normal; es una oportunidad para los que queremos formar una familia, y con amor y sentido común todo es posible”, subrayan.

Más noticias
Canarias registra uno de los octubres más cálidos de los últimos cien años

“Es un trabajo muy metódico y muy gratificante”, reitera Alexis Mateo, quien confía en que la subrogación sea legal algún día en nuestro país, porque el objetivo último del proceso es la felicidad de una familia que logra alcanzar el sueño que la biología, las leyes o las circunstancias le niegan.

Las motivaciones de la ‘madre de alquiler’, difíciles de comprender

La parte más difícil de comprender en estos procesos es la de la madre que gesta el bebé. Según explican los expertos en la materia, en determinados países, como Ucrania o la India, las razones por las que las mujeres aceptan ser madres de alquiler son “exclusivamente económicas”. Pero ese argumento no sirve, por ejemplo, para Estados Unidos, pues la selección de las gestantes pasa por comprobar que gozan de una posición económica desahogada y que no lo hacen por ese motivo (aunque reciben unos 25.000 euros por los gastos y molestias del embarazo). No todos los casos, de todas formas, acaban bien. Uno de los más conocidos fue el de Gammy, una niña que nació con síndrome de Down en Tailandia. Sus futuros padres, una pareja australiana, decidieron abandonarla junto a su madre subrogada y llevarse solo a su melliza sana.

TE PUEDE INTERESAR