Estafadas por una empresa fantasma que ofrecía empleo a costureras discapacitadas

Media docena de mujeres del Sur denuncian que el empresario ha cobrado ayudas del Estado por un trabajo que nunca llegó a existir
La seis ,mujeres estafadas del municipio de Arona / DA
La seis ,mujeres estafadas del municipio de Arona / DA

Más de una veintena de mujeres, casi todas con alguna discapacidad, han sido estafadas en la Isla de Tenerife por “un señor mayor”, cuyo nombre han querido ocultar por el momento, que les ofrecía un contrato de costureras que nunca llegaron a realizar, pese a que él cobraba las ayudas que el Estado ofrece a las empresas que dan empleo a discapacitados.
Gladys Rodríguez, una de las afectadas en el municipio de Arona, relata que este individuo lleva meses “publicando ofertas de trabajo en Mil Anuncios y se dirige a las asociaciones de personas con discapacidad para ofrecer trabajo como costureras con un buen contrato, buen salario y todo maravilloso, creando en estas personas una falsa ilusión sin ningún tipo de piedad hasta que se ha descubierto que es todo mentira”, afirma con amargura. “Sabemos de hasta 26 estafadas, y en nuestro caso somos seis, cuatro con discapacidad y a una de las otras dos la hizo dejar su trabajo y la estuvo engañando cinco meses, a causa de lo cual ha caído en una depresión. Trabajamos durante 15 días y nos prometió que cobraríamos, pero que nos tenia que despedir porque tenía que pagar mucha Seguridad Social y que en un mes nos llamaría”, algo que nunca ocurrió, pues cerró la supuesta empresa en San Isidro, al nombre de su mujer.

[su_pullquote]Gladys Rodríguez: “Este señor continúa con los engaños y sigue creando sociedades a nombres de otras personas, y vemos que no pasa nada”[/su_pullquote]

La seis trabajadoras que iban a cobrar el salario mínimo interprofesional, “cuando en realidad nos ofreció 1.200 euros”, recuerda Gladys Rodríguez, cuando se percataron del engaño lo pusieron en manos de la Policía, Hacienda, Inspección de Trabajo, Cabildo de Tenerife, INEM y otras asociaciones. “A raíz de esto -prosigue- nos enteramos de que tenía otras tantas denuncias porque había contratado a unas 20 personas en el Norte durante cuatro meses y había procedido de la misma manera. Según tenemos entendido, este señor continúa con las estafas y sigue creando sociedades a nombre de otras personas, y vemos que no pasa nada, por eso queremos denunciarlo en prensa para que no vuelva a engañar a nadie más”.

Gladys Rodríguez reconoce que gracias a las denuncias que comenzaron a poner después de no saber nada de él desde el 19 de febrero, han “parado una ayuda de 20.000 euros y hemos conocido a través de Afedes lo que ha cobrado y lo que tenía pendiente para cobrar de las subvenciones del Estado y que confiamos en que no lo haya conseguido”, finaliza.

TE PUEDE INTERESAR