La falta de guardias civiles reduce a la mitad el control de tramos peligrosos

La Agrupación Unificada de la Guardia Civil sostiene que la falta de agentes de tráfico reduce a la mitad el control de tramos peligrosos
AUTOPISTA TF1
AUTOPISTA TF1
Para el representante de la AUGC, un especialista en el tema, una de las causas de tanto accidente en la gran densidad de tráfico de la TF-5 y la TF-1. / SERGIO MÉNDEZ

Demasiado trecho del dicho al hecho. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) desveló ayer a este periódico que la falta de efectivos reduce a la mitad el control de velocidad mediante radares que la Dirección General de Tráfico (DGT) dispone para aquellos tramos considerados como peligrosos por su alta siniestralidad vial.

Las cifras son terribles: tal y como se recoge en la página web de la DGT, la red viaria de Tenerife es, junto a la de la provincia de Huelva, la más conflictiva de toda España, al punto que dispone el control de la velocidad mediante radares en tres de cada 10 kilómetros de las carreteras tinerfeñas, para un total de 33 tramos. De ellos, seis se vigilan con radares fijos y los 27 restantes con radares móviles. “Lamentablemente no es así” tal y como explica el secretario insular de la AUGC, Javier Merideño, ya que “sólo contamos con personal para cubrir diez de esos tramos cada día ya que la plantilla de nuestra Agrupación de Tráfico sólo está cubierta a un 80% en cuanto a medios humanos” detalla una voz a la que avalan muchos lustros de prestar servicio precisamente en la citada unidad de Tráfico. El motivo de tan escasa plantilla es conocido: no se cubren las vacantes desde hace años.

Lo peor, detalla Merideño, es que ello ocurre en una Isla cuya alta siniestralidad vial “obedece a varias factores aunque hay un dato fundamental: la escasez de infraestructuras concentra gran parte de la circulación en dos vías (la TF-5 y la TF-1) que soportan una densidad de tráfico brutal y comparable a la de ciudades con mucha más población, como por ejemplo Bilbao o Valencia”.

[su_note note_color=”#d0d3d5″ radius=”2″]

“Que se prime mucho más las multas que el auxilio en carretera atenta a la esencia de la Benemérita”

El tono de voz de Javier Merideño, secretario general de AUGC en Tenerife y guardia civil que lleva décadas prestando servicio en las vías de la Isla, deja entrever la tristeza e indignación que le provoca la normativa que recompensa económicamente a los agentes diez veces más por imponer una sanción que por prestar auxilio en carretera. “Esa norma atenta directamente contra el espíritu de la Benemérita”, denuncia Merideño, para quien “todo degenera a partir de que en los presupuestos estatales ya se contempla una previsión de ingresos por las multas a conductores”.

Y, sin embargo, no todo son malas noticias en la Agrupación de Tráfico tinerfeña. “A diferencia de lo que ocurre con la carencia de medios humanos, no tenemos problemas con la dotación de vehículos. Es cierto que las motos deben renovarse ya porque se han quedado algo antiguas, pero no hay queja alguna respecto al resto de vehículos. En ese sentido, toda está bien”.

[/su_note]

TE PUEDE INTERESAR