gastronomía

Así fue la primera velada de gastronomía y ocio nudista en Innato Tenerife

Nuria y Héctor, una pareja residente en Santa Cruz, fueron los primeros comensales desnudos en degustar un doble menú de carne y pescado. "No somos naturalistas ni nudistas, nos enteramos por la prensa de que abría hoy y nos encantó la idea de hacer una cena diferente"

AG - INNATO TENERIFE - 12 AG - INNATO TENERIFE - 03 AG - INNATO TENERIFE - 04 AG - INNATO TENERIFE - 11 AG - INNATO TENERIFE - 08 AG - INNATO TENERIFE - 22 AG - INNATO TENERIFE - 14 AG - INNATO TENERIFE - 29 AG - INNATO TENERIFE - 06 AG - INNATO TENERIFE - 15 AG - INNATO TENERIFE - 27 AG - INNATO TENERIFE - 18 AG - INNATO TENERIFE - 20
<
>
Fotografías: Andrés Gutiérrez

Innato Tenerife, bautizado como el primer restaurante nudista de España, abrió este viernes sus puertas en la zona de Atogo (Camino de Toledo) en Granadilla de Abona, justo en la granja de avestruces donde dentro de unos meses se instalará un camping naturista, según el promotor italiano Tony de Leonardis.

La inauguración de Innato Tenerife fue sobria, sin corte de cintas ni agua bendita al uso. Dos figurantes vestidos de romanos, entre antorchas, daban la bienvenida a un local iluminado a base de muchas velas y varias chimeneas. Los clientes con reservas  dejaban sus vestimentas, carteras y móviles en una taquilla de madera y recogían allí un albornoz y una pantuflas, antes de penetrar en el salón comedor, con reservados solos separados por cañizos de bambú en unos casos y visillos en otro.

Apenas cuatro parejas disfrutaron de la cena -cinco platos a escoger entre tres menús- como Dios les trajo al mundo, porque entre otras cosas la presencia de cámaras de televisión y periodistas aplazó casi los tres centenares de reservas para otros días, aunque el restaurante también dispone de un reservado para aquellos que quieren comer vestidos, aunque sin la posibilidad de disfrutar del final feliz, ese donde los comensales se acercan a la mesa de los postres en donde les espera un cuerpo bañado en chocolate. Al menos ayer, esos postres estuvieron mucho mejor que los platos del menú, bien decorados pero escasos de cocción, quizás porque todo está hecho a leña.

Nuria y Héctor, una pareja residente en Santa Cruz, fueron los primeros comensales desnudos en degustar un doble menú de carne y pescado. “No somos naturalistas ni nudistas”, advirtieron, para añadir”, nos enteramos por la prensa de que abría hoy y nos encantó la idea de hacer una cena diferente”, reconociendo que “solo habíamos comido en pelotas en casa”, sin importarles en este caso ser objetivo de las cámaras de televisión y del fotógrafo de DIARIO DE AVISOS, entre otras razones, porque se reconocen sabedores que sus cuerpos modelados bien merecían ser retratados.

Durante toda la cena, un pianista y una cantante amenizan la velada, y entre plato y plato Innato Tenerife ofrece espectáculos como la danza de lanzafuegos humanos o una exposición de pintura, que esta semana inaugura Elena Hermenegilda, una lagunera entusiasmada con la invitación.  Innato Tenerife no trata de ser conocido por ser el primer restaurante nudista en la Isla, sino también por convertirse en un referente gastronómico, una idea “que hacía falta en Tenerife”, comenta su promotor Tony de Leonardis, satisfecho con poder inaugurar el día previsto, cuando apenas 24 horas antes el inmueble estaba manga por hombro. Desde ya, Innato Tenerife estará abierto todas las noches y las reservas al precio de 150 euros por pareja (120 para los residentes) se hace a través de su página web.