eeuu

El placer convertido en castigo: un trastorno de excitación sexual permanente

Amanda McLaughlin padece una alteración en su cuerpo que le produce la sensación constante de llegar al orgasmo, provocando fuertes dolores
Amanda McLaughlin, joven  estadounidense que padece un trastorno de excitación sexual. Daily Mail
Amanda McLaughlin, joven estadounidense que padece un trastorno de excitación sexual. Daily Mail

Amanda McLaughlin es una estadounidense de 23 años que sufre un trastorno de excitación sexual permanente que le impide, incluso, salir de su vivienda. Se trata de una alteración en su cuerpo que produce la sensación constante de llegar al orgasmo, provocando fuertes dolores en pelvis y piernas.

Según recoge ‘Daily Mail’, la joven comenzó a experimentar este trastorno a los trece años; propiamente diagnosticado en años posteriores. Su madre asegura que llegó a pensar que su hija era ninfómana: “Dudé de ella. Todavía me siento culpable”. “Los médicos nos dijeron que no era nada, creí a los médicos en vez de a mi propia hija”, añade.

“Nadie me creía”-cuenta Amanda-“Yo solo decía: ‘Necesito sexo, necesito tener un orgasmo'”. “Todo el mundo pensaba que era una adicción sexual”.

Sandra Leiblum (1943-2010), psicóloga en sexualidad, fue la primera experta en descubrir este desorden de la excitación que nada tiene que ver con la hipersexualidad o la ninfomanía. Una alteración que afecta únicamente a mujeres, pudiendo producir dolores físicos continuos, estrés y dificultades psicológicas debido a una incapacidad para llevar una rutina normal.

Posible cura

Afortunadamente, Amanda McLaughlin cuenta con el apoyo de investigadores de la Universidad de Michigan. Uno de los neurólogos implicados en el caso de la joven explica que “debido a que es un diagnóstico tan raro, y ha habido poca investigación, no sabemos exactamente lo que lo causa. Sospechamos que podría ser multifactorial”, aunque “tengo muchas esperanzas de que podamos mejorar su funcionamiento”.

TE RECOMENDAMOS