sociedad

Dedicarles más tiempo, el mejor regalo para los niños

La psicóloga Laura Esteban plantea que hay que escuchar más a los menores, y aunque no es contraria a los juguetes tecnológicos, dice que deben llegar en el momento correcto

La psicóloga afirma que hay que escuchar a los más pequeños durante todo el año. FRAN PALLERO

Para los más pequeños de la casa -y algunos adultos- el Día de Reyes se convierte en la jornada más mágica y especial del año, ya que, según nuestro comportamiento durante los 12 meses previos, la casa se llenará de regalos o de carbón. Dado la ilusión que supone para los niños, las familias intentan, cada vez más, dar a sus hijos lo mejor, lo que en ocasiones puede plasmarse en un exceso de presentes y que, en vez de beneficiar al menor, se le cause un perjuicio.

Por eso, a la hora de convertir en realidad la carta que los más pequeños dirigen a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, los adultos deben ser responsables y atender a las verdaderas necesidades de los niños. Al respecto, la psicóloga infantil Laura Esteban explica a DIARIO DE AVISOS que uno de los principales aspectos que debemos incluir en esa carta a Melchor, Gaspar y Baltasar es más tiempo para los pequeños y que sean escuchados.

La especialista recalca, en primer lugar, que el sentido de hacer un regalo está ligado a recibir un presente y no a acumular una serie de productos, que haga que el único objetivo sea el de tenerlo todo. Asimismo, puntualiza que es importante que las familias presten mayor atención a lo que quiere el niño y que el regalo se ajuste a cómo es él, por lo que insiste en que es muy importante que el menor sea escuchado y que se le concedan cosas que, aunque no las pida expresamente, estén ligadas a su personalidad.

“Para los niños es normal pedir muchas cosas; ellos creen que es algo mágico, pero son los adultos los que deben analizar qué adquirir escuchándolo y atendiendo a sus prioridades”, indica la psicóloga. De igual modo, insiste en que es prioritario que uno de esos regalos -quizás el más importante- es dedicarle mayor tiempo a los hijos. “De nada sirve regalar, por ejemplo, tres equipaciones de fútbol, balones y botas, cuando no se acompaña ni un solo día al niño a un partido de los que juega”, precisa. “El tiempo que se les dedique es un regalo para toda la vida, tanto para los pequeños como para los adultos”, asevera.

En cuanto a la cantidad de presentes que debe haber en la mañana de Reyes, dice que la cifra no es lo más importante. “Se habla de la teoría de que sumen cuatro regalos, pero creo que el saber elegirlos es prioritario a la cantidad”, matiza. No obstante, señala que lo ideal es que exista una coordinación entre todos los familiares, no solo los padres, sino tíos o abuelos, para que no haya un exceso e incluso no se produzcan situaciones como que se puedan repetir los juguetes en distintas casas.
La experta puntualiza que es muy importante escuchar al niño, dialogar con él y ver cuáles son sus prioridades y sus intereses, “pero esto hay que hacerlo durante todo el año, y no solo en las fechas previas a las Navidades para poder hacer las compras puntuales”.

Uno de los aspectos que se ha puesto de moda en los últimos años es realizar regalos tecnológicos, como consolas, tabletas o incluso móviles. “Estos regalos no están mal si es lo que realmente los niños quieren, pero en ocasiones nos adelantamos y se compran antes de que ellos los descubran y los pidan”, matiza. Del mismo modo, señala que, en el caso de los teléfonos móviles, en ocasiones su compra obedece más a una necesidad de los padres, de tener más controlados a los pequeños, que de un deseo propio del menor.

Por último, la psicóloga insiste en que hay que favorecer juguetes que ayuden al desarrollo del niño, a que fomenten sentimientos como la empatía y las relaciones sociales, y, en cambio, que conduzcan al aislamiento.