San Juan de la Rambla

Un atractivo Charco de La Laja, maldito por la imprudencia

El desconocimiento de extranjeros que deciden visitarlo, motivados por una guía turística o una atractiva recomendación en la red, ha llevado al Ayuntamiento de San Juan de la Rambla a tomar medidas

Zona de acceso al Charco de La Laja, en San Juan de la Rambla, en la que un cartel advierte del peligro en la zona. DA

Durante los días de verano el lugar suele estar abarrotado y las aguas se tornan azul turquesa, siempre que la panza de burro lo permita. El Charco de La Laja, situado en el municipio norteño de San Juan de la Rambla, en Tenerife, es un espacio idílico, pero también muy peligroso.

Hace casi dos semanas del trágico operativo de rescate de cuatro personas en el que dos, ambas de nacionalidad lituana, perdieron la vida; el resto pudo ser salvado.

La Agencia Estatal de Meteorología había declarado aviso amarillo por fuertes vientos en gran parte del Archipiélago el pasado 14 de enero, día en el que sucedieron los hechos. Algunas personas que se encontraban en la zona divisaron a un hombre flotando en el mar e, inmediatamente, tres de ellos se lanzaron para salvarlo; uno de los rescatadores fue el segundo fallecido. En el operativo intervinieron dos helicópteros -uno de Salvamento Marítimo y otro del GES-, efectivos del Consorcio de Bomberos de Tenerife y sanitarios del Servicio de Urgencias Canario, entre otros.

Pese al infortunio y al sobrecogimiento con el que los vecinos de la localidad vivieron las labores de rescate, este tipo de actuaciones se ha repetido en más de una ocasión. El despliegue de medios profesionales para rescatar del agua a bañistas exhaustos por la fuerza de las corrientes conforma un incidente que ha padecido antes la costa ramblera.

Y es que el desconocimiento de extranjeros que deciden visitarlo, motivados por una guía turística o una atractiva recomendación en la red, ha llevado al Ayuntamiento de San Juan de la Rambla a tomar medidas. Varios carteles del lugar plasman la advertencia de “Zona de mar peligroso, extreme la precaución” -traducido también en inglés y alemán-, incluso, se ha facilitado un flotador salvavidas que se encuentra al alcance de todos los bañistas.

Otro de los carteles del lugar. DA

Sin embargo, parece que el Charco de La Laja continúa siendo tal reclamo turístico que algunos visitantes no toman las medidas necesarias para evitar accidentes.

A continuación, compartimos un impactante vídeo grabado hace unos años por un vecino del municipio que muestra la fuerza que puede alcanzar el mar en la zona y la grave imprudencia del individuo que protagoniza el mismo.