Sanidad

Se disparan los casos de gripe en las Islas, que suman 75 pacientes graves

La enfermedad consolida el pico epidémico en el que entró la pasada semana y se aprecia un incremento de enfermos, sobre todo, niños

La gripe se encuentra en ascenso en los últimos días en Canarias. Si la pasada semana el Archipiélago entró, por primera vez, en fase epidémica, superando el umbral establecido, los datos de la semana número tres de este año -difundidos ayer por la Dirección General de Salud Pública- revelan que la tendencia se mantiene. Así, en estos momentos se contabilizan 231,08 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 181 registrados siete días antes. Estos números muestran un repunte que se aprecia, especialmente, en el caso de los niños de edades comprendidas entre los cinco y los 14 años.

El informe del Sistema de Vigilancia de Gripe revela que el incremento se detecta en todas las islas y que, hasta el momento, mantiene una intensidad media y una difusión epidémica, con una mayor presencia del virus tipo B. Esta campaña se han declarado 75 casos grave de gripe, de los cuales el 82% (de los que se tiene información) no estaba vacunado frente a esta patología. Además, se han registrado 203 episodios en enfermos ya ingresados en centros hospitalarios. En este tiempo se han detectado nueve defunciones (la misma cifra que la semana anterior), todas ellas en un estadio grave de la patología. De los fallecidos, solo uno estaba vacunado.

Durante la tercera semana de 2018 se mantuvo la actividad de vacunación antigripal, aunque ha descendido de forma paulatina. El incremento de dosis administradas en los centros de salud es del 4,36% respecto a la anterior campaña, con cerca de 170.000 unidades desde el pasado octubre. Como curiosidad, la isla con un mayor incremento de la vacunación es Gran Canaria (10%), frente a El Hierro, en donde baja casi el 7%.

En la mayor parte del país la gripe se mantiene también en fase epidémica (en la Península se alcanzó antes que en Canarias), con una tasa de algo más de 290 casos por cada 100.000 personas. El nivel de intensidad es alto y se prevé una evolución creciente. Hasta la fecha, en esta campaña se han notificado 2.175 casos graves de la enfermedad que han requerido hospitalización y 278 defunciones. De los fallecimientos, en la mitad de los casos no se estaba vacunado.