SOCIEDAD

El camino correcto de los huesos ‘más pequeños’

El traumatólogo infantil Jorge Hodgson incide en que los trastornos no atendidos en los menores pueden derivar en problemas serios

TRAUMATÓLOGO INFANTIL JORGE HODGSON
El traumatólogo infantil Jorge Hodgson, en su consulta, en la Rambla de Santa Cruz. FRAN PALLERO

Con una trayectoria profesional de más de cuatro décadas, el doctor Jorge Hodgson se ha consolidado como uno de los especialistas de referencia en ortopedia infantil. El traumatólogo canario sostiene que esta área de la medicina es una de sus principales preocupaciones a la que, según asegura, hay que prestar mucha más atención, ya que hay una gran cantidad de patologías que, de no ser tratadas a tiempo en edades tempranas, puede acarrear problemas serios en la etapa adulta de una persona. Por ello, el experto insiste en la importancia de concienciar a las familias para acudir y consultar con los médicos en caso de detectarse algún problema de ámbito traumatológico en los más pequeños.

El facultativo -que ha compaginado su carrera con su otra gran afición, la pintura- llama la atención sobre el hecho de que las nuevas costumbres de la sociedad han intervenido a la hora de fomentar algunos problemas relacionados con trastornos en la espalda en niños y adolescentes. Así, insiste en que uno de estos ejemplos son las dolencias en la columna y otras zonas provocadas por la mala postura del cuerpo que el menor adquiere tras pasar horas y horas jugando con un videojuego o con un teléfono móvil. “Antes veíamos estas patologías, pero asociadas a otros factores; ahora cada vez vemos en la consulta más casos derivados de las nuevas tecnologías”, precisa Hodgson en una entrevista concedida a DIARIO DE AVISOS. “Hace años se pensaba que los problemas en la espalda en los niños eran motivados, en gran medida, por el peso de las mochilas que llevan al colegio; hoy este factor está descartado y vemos que hay muchos casos provocados por las posturas viciosas derivadas del uso continuado de videojuegos”, aclara. De hecho, añade que se calcula que, aproximadamente, entre el 2% y el 3% de los menores padecen estos problemas a consecuencia de las nuevas tecnologías. El traumatólogo incide en que el niño puede desarrollar un trastorno ortopédico desde que nace hasta que deja de crecer, que en el caso de las mujeres se sitúa en torno a los 13 y 14 años, mientras que para los varones se dilata hasta los 18 años. Por ello, llama la atención sobre la importancia de las revisiones periódicas para detectar cualquier anomalía a lo largo del crecimiento. Explica que los tratamientos aplicados pueden ser tanto quirúrgicos como ortopédicos y que si los problemas se tratan a tiempo, no tienen por qué derivar en una patología mayor una vez se alcance la edad adulta. “Si estos trastornos no se cogen en su momento, pueden acarrear en adultos con problemas importantes de cadera, de rodilla y en los pies, derivando en artrosis o, incluso, en la necesidad de prótesis de cadera”, asevera.

El médico -uno de los pocos expertos en la ortopedia infantil en la Isla- recalca que, afortunadamente, cada vez hay más conciencia, y matiza que este tipo de problemas son bastante frecuenten entre la infancia y adolescencia. Algunos de los problemas traumatológicos más frecuentes, que se suelen ver en la consulta del doctor Hodgson, son la cadera no colocada en su sitio, trastornos en el desarrollo de la columna o de la cadera, dolores al caminar, en los pies o en las rodillas, caídas permanentes, pies planos, rodillas en forma de X, la enfermedad de Perthes o el genu valgum (alteración postural de los miembros inferiores), entre otros. “Hay padres que no dan importancia a que el niño sienta dolor al caminar o que se caiga repetidamente, pero puede ser síntoma de problemas importantes que hay que tratar a tiempo para evitar que deriven en trastornos más graves”, explica el especialista. Por ello, el también socio fundador de la Sociedad Española de de Ortopedia Pediátrica es partidario de desarrollar aún más la especialidad de ortopedia en la infancia en el sistema sanitario público, con el fin de fomentar la prevención.

NIÑO PIE MENORES
El calzado es otro aspecto fundamental a tener en cuenta por parte de los padres. / DA

Deporte

Una de las principales recomendaciones del experto para hacer frente a los problemas óseos en los menores es el deporte.

De hecho, recalca que en los últimos años ha aumentado mucho las tasas de sobrepeso y obesidad en Canarias -que en estos momentos superan el 40% de la población infantil-, un factor de riesgo para padecer enfermedades de índole traumatológica. En este sentido, asegura que la práctica deportiva es fundamental para la salud de los niños, evitando así llegar a un peso excesivo. Además, recomienda la natación para paliar algunos trastornos.

“Con el aumento de casos de sobrepeso y obesidad vemos bastantes pacientes con problemas en las rodillas, dolores en las extremidades inferiores por la sobrecarga que soportan al andar o los pies separados; por eso, el ejercicio es muy importante”, indica el facultativo.

Para el traumatólogo el calzado es otro aspecto fundamental a tener en cuenta por parte de los padres. “Es importante que los zapatos sujeten bien el pie”, puntualiza Hodgson.

La ortopedia infantil es la rama de la traumatología dedicada al tratamiento de las posibles deformidades existentes en el niño, desde que nace hasta que termina su desarrollo óseo. Su tratamiento puede ser de tipo conservador, empleando ortesis, aparatos correctores, férulas, pañales especiales o plantillas.

No obstante, en algunas escenarios se debe llevar a cabo acciones quirúrgicas.

Impulsor de la Sociedad Española de Ortopedia Pediátrica

Hasta su jubilación, Jorge Hodgson fue el jefe clínico de Traumatología y Cirugía Ortopédica Infantil del Hospital de la Candelaria. También, fue socio fundador de la Sociedad nacional de Ortopedia Pediátrica.