IBEROSTAR TENERIFE

¿Compite con ventaja el Andorra en la Liga Endesa?

La carga fiscal en el Principado, muy inferior respecto a la española, permite al club acudir con privilegios al mercado de fichajes

Es habitual que deportistas de élite instalen su residencia en Andorra para así pagar menos impuestos. El Principado acepta la llegada de nuevos residentes amparándose en que los mismos posean “alto interés cultural, científico o deportivo”, aunque no tengan contrato de trabajo en el país ni hayan vivido nunca ahí. Pero: ¿qué ocurre cuando un club andorrano compite en España? ¿Lo hacen en las mismas condiciones que el resto de componentes de la liga?

Cuando el Andorra ascendió a la ACB tuvo que hacer frente a los mismos pagos que cualquier otra entidad. MoraBanc, uno de los bancos principales del país, abonó 5.284.000 euros en concepto de patrocinio por diez años y, de este modo, el club formalizó el pago del canon de 3.123.148 euros, la aportación al fondo de regulación de ascensos y descensos por valor de 1.561.573 euros y un aval de 600.000 euros más. Al ser abonado en España, los andorranos no tuvieron ningún tipo de ventaja, algo que no sucedió desde el primer momento en el que empezaron a confeccionar su plantilla de Liga Endesa.

En el décimo séptimo estado soberano más pequeño del mundo pudieron acogerse a la legislación de su país, por la que no fue necesario convertirse en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) para ser ACB, obligación para el resto. Con ello, el club pudo haberse ahorrado entre 1,5 y 2 millones de euros, coste que afrontó el CB Canarias en su segundo año en Liga Endesa.

Pero, lo más importante: debido a su sistema financiero les resulta más sencillo acometer fichajes. Por ejemplo, la carga fiscal en España, lo referido a la Seguridad Social y el IRPF excepto en País Vasco y Cataluña, es de un 30%, mientras que en Andorra es del 7%. Dicho con un ejemplo más gráfico: si otro equipo de la ACB paga 300.000 euros por un jugador, el deportista percibiría 210.000 euros, mientras que si lo hace en el conjunto andorrano esa cifra llega a los 280.000. Con el mismo dinero disponible, el Andorra puede acceder con una mejor oferta, al menos económica, al jugador elegido.
Los fichajes de Georgios Bogris y Giorgi Shermadini, o lograr retener a Beqa Burjanadze hasta 2019 son algunos de los éxitos de los despachos andorranos, capaces de negociar con la superioridad antes referida.

Pese a esta situación, nunca ha existido una queja formal en la asamblea de la ACB a este respecto. Es cierto que es algo que se comenta en los pasillos y que forma parte de las conversaciones de algunos directores deportivos, pero se asume como normal al tener Andorra un acuerdo para participar en varias de las competiciones españolas.

En baloncesto, MoraBanc Andorra forma parte de los torneos regionales catalanes en categorías inferiores, donde no destaca demasiado clasificatoriamente hablando, teniendo siempre necesidad de depender de jugadores de fuera del país. Su capacidad económica es la que le permite importar talento con cierta ventaja.

Un buen ejemplo lo tenemos en el CB Canarias. Las últimas cuentas hechas públicas desvelaron que la entidad había tenido que pagar más de un millón de euros en impuestos, casi un 25% de su presupuesto total.