ENTREVISTA

“En una sociedad plural no puedes excluir de los acuerdos a ninguna fuerza política”

El presidente del Cabildo de La Palma y secretario insular del PSOE cree que en Canarias "debería ser al menos real" la posibilidad de un acuerdo entre los socialistas y el pp

El presidente del Cabildo de La Palma y líder del PSOE insular, Anselmo Pestana. | DA

Una pintura inspirada en el único retrato que se conoce del político palmero Pedro Pérez Díaz, considerado el padre de la Ley de Cabildos (1912), descansa sobre una silla del despacho del presidente de La Palma, Anselmo Pestana. Es una adquisición reciente de la institución que presidirá la sala que recuerda la figura de este Hijo Predilecto de la Isla, que defendió la autonomía insular y en cuya visión del Archipiélago están también los orígenes de la tan cuestionada triple paridad. Pestana de alguna manera parece sentirse heredero de esa tradición. Defiende la necesidad de mantener este criterio en la reforma electoral, frente a los últimos acuerdos de su partido en el Parlamento, en favor de la representación de las islas no capitalinas. También defendió su aplicación con el reparto del Fondo de Desarrollo de Canarias (Fdcan), contradiciendo la postura de muchos socialistas de Gran Canaria y Tenerife. Incluso en las políticas de pacto ha promovido en el PSOE una cierta cultura de la autonomía territorial a la hora de fijar las alianzas, postura que le llegó a costar durante un tiempo la expulsión del partido.

– Gran Canaria y Tenerife se están peleando por saber dónde invierte más el Gobierno. ¿Cómo ve ese debate pleitista desde la Administración palmera?

“Como un debate estéril que lo que hace es perjudicar a nuestra comunidad. Hay cosas que no se entienden, como cuando se habla de dónde se recaudan los recursos, como hemos visto estos últimos días, con criterios antisociales. Es un debate que pretende centralizarse entre las dos islas mayores y a quien más perjudica es a las no capitalinas. Viendo el resultado de gastos por islas, en el caso de La Palma, es prácticamente el porcentaje que tienen estas dos islas. Nosotros hemos pedido que se revierta un poco y se atienda más a las singularidades de las islas que tienen menos capacidad económica, porque sus mercados son más reducidos y es más difícil emprender un negocio o una actividad profesional. Eso tiene unos costes y en una comunidad solidaria debería compensarse. El debate entre Tenerife y Gran Canaria al final nos desplaza de la foto de las necesidades, que es a lo que tenemos que ir”.

– ¿Pero hay desiquilibrios con islas como La Palma?
“El Gobierno de Canarias, en esta última época, con el Fdcan o el Plan de Infraestructuras Sociosanitarias, ha tenido gestos con las islas no capitalinas que valoro. Porque en uno se atendió más el criterio territorial, salvo en la parte del empleo que se fue al número de parados. Y en materia sociosanitaria se daban diez millones de euros lineales por isla y a partir de ahí por cada millón que aportaba un Cabildo, el Gobierno daba otro. Y esto ha beneficiado a las más pequeñas”.

– Usted se quedó solo en el PSOE para defender la triple paridad en el reparto del Fdcan.
“No tan solo, porque compañeros de Tenerife y de otras islas lo defendieron también. Pero sí aparecía más en la foto porque era presidente, mientras que los otros eran vicepresidentes o no estaban en gobierno. Ellos me apoyaron y estuvieon en la foto de la firma del Fdcan. Allí hubo compañeros de Lanzarote, Fuerteventura y Tenerife. Una imagen que demostraba que no era una rara avis en el partido”.

– La gestión que está haciendo el Cabildo del Fdcan en La Palma está siendo muy contestada. ¿Está paralizado?

“Con el Fdcan hubo una carajera desde el inicio porque algunos se han empeñado en montarla. Esto tiene un debate corto, porque prácticamente se ha justificado el 2016 y de 2017, la parte de empleo está la mayor parte ejecutada, y estamos poniendo proyectos en marcha y hay entre cuatro y cinco millones de euros ejecutados. ¿Qué nos queda? Otro tanto que se va licitar ahora. Lo que me extraña son las críticas por pedir una prórroga de tres o cuatro meses, que la van a solicitar, me consta, ayuntamientos de Canarias y otros cabildo también. Es una situación normal, que nosotros hacemos sin ninguna crítica a los ayuntamientos de la Isla. Lo que pasa es que algunos están empeñados en una actitud de deslealtad a la institución y a la propia isla. Porque al final, montar estar carajera para decir que nos quiten el programa, nos parece una falta de lealtad con La Palma”.

– ¿La Ley de Islas Verdes, que usted promovió en el Parlamento, y la del Suelo, que a priori iban a ser claves para impulsar el desarrollo turístico en la Isla, no están dando los frutos que se esperaban?

“La Ley de Islas Verdes ha permitido la legalización de la planta alojativa irregular que teníamos. Todos los que lo han querido han podido irse legalizando y así han aparecido más de mil camas turísticas legalizadas este último año. Es un dato muy positivo porque da seguridad turística a los operadores. Y se están dando autorizaciones de villas y de intalaciones en suelo rústico que también están amparadas por esa ley, especialmente en el Valle de Aridane y en la comarca noroeste. Estamos hablando de pequeñas unidades pero que conjuntamente muestran un crecimiento”.

– Pero no llegan inversiones potentes.

“Llevamos dos años con datos positivos en cuanto a rentabilidad de las instalaciones turísticas, que antes no teníamos por el porcentaje de ocupación, que no llegaba al 50%. Ahora estamos de media anual entre el 75 y 80%, con una buena conectividad. Ese trabajo dará sus frutos en la aparición de inversiones de nueva planta. Estamos en otro momento de la historia”.

– ¿Qué ha cambiado?

“Hay un cambio de mentalidad. La mayoría de la gente de La Palma sabe que el turismo es un elemento clave para nuestro desarrollo socioeconómico. Y a pesar de que los políticos hayamos cometido errores, antes, esa mentalidad, en la sociedad no estaba. Y hay que reconocerlo. Eso nos ha impedido un crecimiento económico acorde con los tiempos. Hemos perdido renta y tenemos una población más envejecida. Pero el cambio no es de golpe. Primero generas actividad y rentabilidad a las instalaciones existentes y a partir de ahí los demás se pueden fijar y ver que es rentable invertir en La Palma”.

– ¿Hay expectativas de que lleguen pronto esas inversiones?

“Hay gente que está aterrizando en la Isla y viendo sitios. Inversores, cadenas hoteleras, capital canario pero también extranjero. Yo lo que espero es que esto fructifique por el bien de La Palma. Queremos ser un destino medio, donde el turismo aporte mucho más empleo que el que genera hoy en día”.

– A pesar de esos cambios que habla hay voces que siguen situando a La Palma en la cola del crecimiento frente a otras islas como Lanzarote. ¿Es una realidad o un cliché?

“Estamos arrancando otro ciclo. Hemos tenido una economía muy ligada al sector primario, que tiene su dificultades porque no ha incorporado rentas nuevas, aunque es un buen colchón social, que ojalá sepamos entre todos defenderlo. Pero hay que diversificar la economía. Lanzarote lo hizo. Eso significa ser una isla más atractiva para la inversión. Por eso nuestro empeño en que el turismo tire. Hay buenas noticias en la conectividad aérea y marítima. Buenas noticias que nos ayudan a tener esperanza. Yo tengo la esperanza de que estamos arrancando otro ciclo económico para La Palma”.

– La Palma, por cuestiones históricas, está muy vinculada al criterio de la triple paridad, que desde el PSOE parece que se quiere eliminar con la reforma electoral. ¿Está de acuerdo?

“El criterio que tiene el partido y que yo defiendo no acaba con la triple paridad, sino que la mantiene con un ajuste con Fuerteventura y supone una lista electoral regional que es de todos y no rompe el equilibrio de base. Creo que es lo mejor para Canarias. Fue una solución de compromiso en el PSOE y yo sigo defendiendo que esa debería ser la propuesta”.

– Pero en el Parlamento hay un principio de acuerdo de su partido con el resto de fuerzas de la oposición que no va en esa línea y en lugar de la lista regional apuestan por un colegio de restos. ¿Comparte esta propuesta?

“No porque al final es asignar a determinadas islas más escaños y eso no es lo que teníamos pactado. Sé que hay que llegar al entendimiento con otros partidos, pero un sistema electoral no se puede hacer en contra de nadie, sino con un consenso importante. Lo que hoy pensamos que beneficia a una fuerza política, mañana puede ser al revés. Los sistemas electorales son vivos porque las circunstancias políticas cambian”.

– ¿Cree que la triple paridad ha contribuido a traer equilibrio entre las Islas?

“Pienso que sí. Ha puesto en la escena política la realidad de las islas no capitalinas, que probablemente hubiesen tenido menos hueco en la agenda política canaria si no existiera. Los seres humanos tenemos una memoria a corto plazo, pero yo recuerdo al comienzo de la autonomía la época de las mejoras en infraestructuras educativas, sanitarias, y eso llegó a las islas no capitalinas”.

– ¿Pero en eso influyó la triple paridad?

“Creo que sí porque hay una representación política de esas islas que se esfuerza porque esa realidad se perciba en los centros de poder de Canarias. Y no es lo mismo que esos representantes sean dos que ocho en el esquema de poder. Y la representación territorial en Canarias no es algo ajeno al mundo de la representación política, por mucho que digan que el sistema es injusto”.

– Precisamente en su partido hay muchas voces que consideran el sistema actual injusto.

“Y digo lo mismo, que hay una posición del partido. A mí me gustaría que la reforma electoral al menos empezara por lo que yo creo que todos compartimos y es que el mayor daño que ha hecho al sistema electoral canario son las barreras electorales, que fue un acuerdo del PP y CC en las Cortes Generales. Es algo además que nos ha pasado factura. Y eso no tiene nada que ver con la triple paridad, sino con el intento de cercenar la entrada de otras fuerzas políticas al Parlamento y, por tanto, cercenar la pluralidad. No hay que tenerle miedo a la pluralidad porque además en la política actual vamos a acuerdos entre dos y tres fuerzas políticas. Ya se acabaron las mayorías absolutas”.

– Hablando de pactos, usted ha nadado con los acuerdos contracorriente. El pasado mandato censuró al partido con el que gobernaba el PSOE en Canarias, CC, y ahora mantiene un acuerdo con los nacionalistas en La Palma a pesar de la expulsión de los socialistas del Gobierno.

“Las circunstancias te llevan. Pero sí es bueno saber que en política lo que piden los ciudadanos es solucionar los problemas. Generar inestabilidad no es buena imagen tampoco para la política”.

– ¿Qué aprendió de aquella situación que vivió durante el anterior mandato, cuando fue expulsado del PSOE por pactar con el PP, y qué lección cree que sacó su partido?

“El partido sacó que los pactos no pueden ser en cascada. Se ha introducido en los estatutos. Que tenemos que estar más cerca de los ciudadanos y de nuestros votantes y que en una sociedad plural no puedes excluir de los acuerdo a ninguna fuerza política. Eso es un error que los ciudadanos tampoco entienden, porque lo que quieren es que haya buenos acuerdos de progreso y estabildiad. Y seguimos en la misma dinámica. Hubo una moción de censura porque hubo un momento de inestabilidad porque así lo quiso una fuerza política determinada, no lo elegió el grupo socialista”.

– ¿Vería factible un pacto en Canarias entre PSOE y PP?

“Creo que lo que debería ser al menos real es la posibilidad, que existiera como posibilidad. No digo que se tenga que producir, pero sí que haya la posibiliad y ver si es posible una acuerdo programático. No debemos excluir a ninguna fuerza política. Ni a CC, ni a la PP, sino cerrar buenos acuerdos que signifiquen bienestar para tu tierra. Los frentes en nuestros país tienen muy mala historia y alguna reciente, como en Cataluña”.

– ¿Cree que Ferraz autorizaría una alianza entre el PSOE y el PP en Canarias?

“No lo sé. Las realidades en las autonomías son distintas. Ferraz en su momento veía imposible cualquier acercamiento al PP y tuvimos que abstenermos para que gobernara en España porque no podíamos ir a unas terceras elecciones. Ese debate está abierto en el partido y en Canarias en muchos sitios. Pero lo que hay que mirar es cuál es el mejor acuerdo”.