Sanidad

Unas 20 personas sordas, a la espera de que Sanidad abone sus implantes

Ante la conmemoración del Día Internacional del Implante Coclear, que se celebra hoy, el presidente del colectivo en Canarias demanda más agilidad a la Administración para la reparación, que se demora hasta cuatro meses

SORDO IMPLANTE COCLEAR
Se estima que en Canarias hay unas 1.000 personas con un implante coclear. DA

A pesar de que Canarias es una de las pocas comunidades autónomas de España que tiene reconocida, mediante una orden, la gratuidad de los repuestos para las personas con discapacidad auditiva que llevan incorporado un implante coclear, hasta la fecha la demora en la concesión ha sido la tónica general. De hecho, en estos momentos, muchas familias llevan esperando hasta cuatro meses por la autorización de las direcciones de área de las Islas para poder disponer de sus repuestos, lo que, incluso, ocasiona que en este tiempo el dispositivo deje de funcionar y la persona pierda la audición que este le proporciona.

En estos momentos, solo en la isla de Tenerife hay entre 15 y 20 personas a las que se les ha estropeado alguna pieza exterior del sistema y que siguen aún, después de varios meses, esperando a que les den la autorización para que el coste sea abonado, como marca la orden regional. Así lo denunció el presidente de la Asociación Implantados Cocleares de Canarias, Juan José León Machín, en declaraciones a DIARIO DE AVISOS, coincidiendo con la celebración, hoy, del Día Internacional del Implante Coclear. León denunció que, al averiarse las piezas externas del dispositivo, las personas afectadas no pierden la capacidad auditiva porque adelantan, de su propio bolsillo, el coste de los repuestos, hasta que Sanidad lo autoriza y se reembolsa. “Hemos visto casos de muchas personas que no han podido hacer frente a este gasto y han tendido que acudir a la asociación para que los ayudemos o se han quedado sin oír hasta que ha reparado sus implantes”, añadió. Asimismo, el presidente de la asociación incidió en que el gasto puede oscilar entre los 180 y los 350 euros, lo que supone un importe significativo.

Aunque en estos momentos una veintena de personas están afectadas en Tenerife, León aclaró que la cifra es aún mayor en toda Canarias. Además, denunció que esta demora, que alcanza entre tres o cuatro meses por cada uno de los afectados, ha sido la tónica general desde que se aprobó la resolución, hace algunos años, para financiar estos sistemas. “Cada vez que denunciamos esta situación, se reduce la espera, pero al poco tiempo, la situación vuelve a ser igual”, indicó, a la par que insistió en la necesidad de agilizar toda la tramitación burocrática en las áreas de salud de cada isla.

Para este colectivo, de entre 950 y 1.100 personas en todo el Archipiélago, otra de las principales demandas es la de fomentar la formación en las universidades para atender la discapacidad auditiva. “Queremos que en los grados de Logopedia o Audición y Lenguaje se incida más vemos que hay carencia”, añadió. Por ello, atendiendo a la demanda de profesionales, han organizado una jornada de actualización en la atención de la discapacidad auditiva, el 9 y 10 de marzo en la Universidad de la Laguna (ULL).

Funcasor demanda al Parlamento agilizar la tramitación

Con motivo de la efeméride y de la celebración del 61 aniversario de la realización del primer implante coclear en el mundo, la asociación Funcasor recuerda que la Comisión de Discapacidad del Parlamento de Canarias presentó una proposición no de ley que insta a la Consejería de Sanidad a resolver la situación actual de la prestación sanitaria en relación con las prótesis auditivas, incluidos los implantes, aliviando así el sobrecoste que implica para las personas sordas y para sus familias acceder a estas, mantenerlas y renovarlas. El pasado diciembre esta proposición no de ley fue aprobada por mayoría de los grupos parlamentarios, pero “a pesar de ello, seguimos en la misma situación”, explican desde el colectivo. Por ello, reclamaron que, tanto el Parlamento como el Gobierno de Canarias, “no dejen que esta propuesta no acabe convertida en papel mojado y trabajen junto con la Consejería de Sanidad para su implementación”. El implante coclear ha supuesto un antes y un después en el tratamiento de la sordera profunda y, en la actualidad, en algunos casos de sordera severa.