La Laguna

Yeray Gutiérrez no piensa dimitir, para asombro y vergüenza de los políticos laguneros

El socialista sostiene que Ángel Víctor Torres le apoya y asegura que golpear a un policía y asaltar el Parlamento es “algo privado”

El secretario local del PSOE en La Laguna, Yeray Gutiérrez, durante una votación interna de su partido. La Laguna Ahora
El secretario local del PSOE en La Laguna, Yeray Gutiérrez, durante una votación interna de su partido. La Laguna Ahora

El secretario general de la agrupación lagunera del PSOE, Luis Yeray Gutiérrez, anunció ayer que no piensa dimitir de tal cargo orgánico, a pesar de que fue condenado en 2006 a una pena que suma año y medio de prisión como autor de un delito de allanamiento y otro de atentado, tras considerarse probado que, en compañía de otro varón igualmente condenado, irrumpió una noche de carnaval por la fuerza en la sede del Parlamento de Canarias y, al ser sorprendido por un policía nacional, le golpearon y lo tiraron al suelo, causándole diversas lesiones.

Tanto el hecho como el anuncio de Yeray Gutiérrez provocó ayer una reacción muy similar entre los portavoces de los distintos grupos municipales de la Ciudad de Los Adelantados, al coincidir tanto en su asombro por la negativa a dejar el cargo como en la vergüenza y el bochorno que les causa este nuevo escándalo en La Laguna, cuya imagen está resultado especialmente dañada durante el actual mandato por temas como los casos Grúas y Reparos y los chats vejatorios de Zebenzuí, entre otros.

Por lo que respecta a la reacción de Yeray Gutiérrez, el socialista entiende que no hay motivos para dejar su cargo al tratarse de “un pecado de juventud”, “algo del pasado” y que “le puede pasar a cualquiera”, como declaró a Onda Cero y la SER. Además manifestó que cuenta con el respaldo de su partido, a tal punto que dijo haber contactado con el secretario regional del PSOE y el de Organización, Ángel Víctor Torres y Jorge González respectivamente, quienes le habrían mostrado su apoyo y confianza. Tal hecho no pudo ser confirmado anoche por este periódico, pese a requerir el dato en varias ocasiones.

Por contra, la clase política lagunera no salía ayer de su asombro y, si bien señalan hacia la dirección del PSOE al ser preguntados sobre si Yeray Gutiérrez debe dimitir, palabras como estupor y vergüenza se repitieron a la hora de valorar el caso.

“Entiendo a Yeray cuando dice que todos tenemos un pasado”, ironizó Santiago Pérez (XTF-NC), ya que yo también estaba imputado cuando tenía 20 años, pero en mi caso era porque luchaba para que Canarias tuviera un Parlamento”. Santiago Pérez reconoció que “me produce bochorno” que no dimita. Sobre el supuesto respaldo de Ángel Víctor Torres, el portavoz de XTF-NC apuntó que “no es de extrañar, porque siendo tan grave como es el allanamiento del Parlamento y el atentado de Yeray, se trata de un juego de niños comparado con el allanamiento y el atentado de la dignidad y el derecho de los diputados que supuso la fiscalización de su voto secreto con lo del bolígrafo rojo; si Torres autorizó eso, no tiene autoridad moral para reprobar a Yeray Gutiérrez”.

Por su parte, Antonio Alarcó reaccionó con “estupor” a lo que valora como “lamentable. La Laguna tiene muy mala suerte porque, con el tremendo potencial que tiene, solo es noticia por casos así, que se suma al de las grúas, el de Zebenzuí y demás”. Sobre si Yeray debe dimitir, Alarcó deja la decisión al PSOE, peor no duda en reconocer que, “si fuera yo, no tardaría un minuto en dejarlo, porque a la política tienen que venir los mejores, no hay vacantes que cubrir”.

“Me siento avergonzada, solo faltaría verlo de concejal al lado de Zebenzuí”, manifestó ayer Teresa Berástegui (Ciudadanos) sobre el asunto. Para la concejal, “nuevamente el gobierno municipal nos da una lección de lo que no se debe hacer en política, y el PSOE vuelve a protagonizar un escándalo, poniendo al frente del partido a una persona que no solo asaltó una institución, sino que además agredió a un agente de policía”. En cuanto a la dimisión, “debe partir de su formación o de él mismo, de su ética y su moral”, consideró Teresa Berástegui.

Rubens Ascanio (Unid@s se puede) no pudo disimular el rechazo que le provoca el escándalo de Yeray Gutiérrez. “El PSOE tiene sus vías internas para resolver sus controversias”, dijo Ascanio, quien añadió que, de cualquier modo, “se trata de un acontecimiento que se debería explicar y no ocultar”.