SANIDAD

El PSOE acusa a Baltar de beneficiar a “su empresa” desde la Consejería

La diputada del PSOE Patricia Hernández acusó ayer en el pleno del Parlamento de Canarias al consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, de utilizar su cargo para beneficiar a las empresas sanitarias privadas

José Manuel Baltar, en el Parlamento. | Foto: Andrés Gutiérrez
José Manuel Baltar, en el Parlamento. | Foto: Andrés Gutiérrez

La diputada del PSOE Patricia Hernández acusó ayer en el pleno del Parlamento de Canarias al consejero de Sanidad, José Manuel Baltar, de utilizar su cargo para beneficiar a las empresas sanitarias privadas, en particular a San Roque, de la que él procede y a la que planea volver “al día siguiente de dejar el cargo”, según la exvicepresidenta. Ante estas acusaciones, el consejero reivindicó su comportamiento ético y legal al frente del departamento: “He trabajado con la misma honestidad en el entorno privado que en el entorno público, sugerir otras cosas no es propio de este ámbito. Confunde mi origen laboral con la ideología”.

Baltar compareció en relación a los acuerdos para la contratación de servicios asistenciales a pacientes derivados del Servicio Canario de la Salud (SCS).

Pero el consejero replicó que, por su procedencia profesional de la empresa privada, y por razones éticas, se ha abstenido de intervenir en los expedientes del concurso, que han sido realizados por los técnicos de la Consejería. “Me abstengo de intervenir en esos expedientes, aunque asumo todos los trabajos de los equipos técnicos que realizan los pliegos”.

Baltar aseguró que no ha intervenido en la convocatoria de un concurso en el que puede participar la empresa de la que procede. Dicho concurso incluye la hospitalización de media y larga estancia en centros privados de pacientes del SCS, y el incremento de precios ha sido calculado por los técnicos debido a que se han “cuadruplicado” las exigencias a las clínicas, en cuestiones como pruebas diagnosticas, tratamientos y rehabilitación.

“Yo no he firmado las condiciones”, insistió. Hernández reprochó al consejero que aceptara su nombramiento para un cargo para el que era incompatible y aseveró que, en su año y medio de desempeño, “no ha parado de beneficiar” a su empresa de procedencia. Además, afirmó que ahora el Gobierno pretende rebajar las incompatibilidades con el fin de que no tenga que esperar dos años para regresar a su empresa privada cuando deje el cargo, sino que pueda hacerlo “al día siguiente”.

La diputada del PSOE recalcó que en 2017 “se multiplicaron” las intervenciones quirúrgicas en las clínicas privadas financiadas con dinero público y que la mitad de ellas se han realizado en la empresa privada de procedencia del consejero. “Si usted es incompatible, no tendría que haber accedido al cargo”, espetó Hernández. Y añadió que no le cree cuando dice que no interviene en las condiciones de un concurso en el que se suben los precios entre el 60 y el 100% y se asignan 400 camas a Gran Canaria y 27 a Tenerife para acomodarse a “los intereses empresariales de la oferta”, no a los de los ciudadanos. “Ha sacado un concurso pensando en las necesidades de los  concursantes más que en los de la sanidad pública”, profirió Patricia Hernández. Censuró a Baltar por “modificar las condiciones para que los pacientes en las clínicas privadas sean ubicados en habitaciones de cuatro camas y sin climatización”.

Zacarías Gómez, del PP, reivindicó que el talento de los trabajadores del sector privado pueda ser utilizado en el servicio público. No obstante, pidió al consejero que presente un informe jurídico para aclarar cualquier duda sobre un posible conflicto de intereses e incompatibilidad, porque hay “una delgada línea” que separa
sus funciones. Juan Márquez, de Podemos, se mostró convencido de que la función de Baltar en el Gobierno es “privatizar la sanidad” mediante la degradación del servicio público, en lugar de abogar por las infraestructuras públicas.

Román Rodríguez (NC) defendió la concertación con centros privados para prestar los servicios sanitarios, aunque expresó sus dudas sobre los precios y la distribución de los recursos. Melodie Mendoza (ASG) apuntó que su partido está a favor de los conciertos sanitarios, pero puntualizó que, históricamente, las exigencias han sido muy leves. Guadalupe González Taño, de CC-PNC, indicó que el consejero está en el Gobierno para “poner su talento al servicio de todos los canarios” y afeó a Hernández que haga“demagogia” a costa de la sanidad por “envidia política”.