Candelaria

“La piscina cubierta sigue siendo una prioridad para Candelaria”

Fernando Alduán espera, tras confirmarse la sentencia contra la UTE, que “podamos retrotraernos a la mesa de contratación” y licitar la obra a la otra empresa concursante

El cartel del proyecto descartado por sentencia judicial cuelga en el solar desde mayo de 2015 / NORCHI

“La piscina sigue siendo una prioridad y una necesidad para Candelaria y no es porque vayamos a sacar réditos políticos de ella”, afirma Fernando Alduán, concejal de Urbanismo de Candelaria, quien reconoce que “esperamos poder retrotraernos a la mesa de contratación para que la otra empresa que se presentó en el concurso, Syocsa-Inarsa, pueda hacer la obra, esa es nuestra esperanza”.

Alduán responde así a la sentencia del TSJC, ratificada por el Tribunal Supremo a finales de abril, que anuló la concesión de la obra pública y gestión de la piscina cubierta a a UTE Centro Deportivo Candelaria, al entender que “no cumplía con los parámetros técnicos”, al sobrepasar los metros cuadrados de zona comercial con respecto a los dedicados propiamente a la instalación acuática.

Alduán reconoció que “el Ayuntamiento de Candelaria no recurrió la sentencia porque queríamos ganar tiempo, porque lo que realmente nos interesa es que Candelaria disponga de una instalación que todos consideran necesaria, como me lo recuerdan los vecinos cada vez que pateo por ahí”, indicó el edil que negó que hubiera habido errores de los técnicos municipales a la hora de conceder la licitación a la UTE, porque “todos los técnicos y yo mismo nunca apreciamos que el proyecto incumpliera con el PGO, donde no hay ningún artículo que determine los metros cuadrados, aunque como habían dudas en otros sectores hicimos las consultas pertinentes a otras administraciones”, recuerda. Alduán deja claro, asímismo, que “no seré yo quien ponga en duda una resolución judicial, ahora ratificada por el Supremo, pero debemos esperar la firmeza de la sentencia, que llegará en unas semanas, para saber que pasos seguir a partir de ahora”.

Negó que fuera un fracaso para el grupo de gobierno y para la alcaldesa, Mari Brito, en particular, la no construcción de la piscina en este mandato, tal y como había anunciado en mayo de 2015: “Nadie puede achacarle a Mari que no haya dejado ni una gramo de esfuerzo por sacar el proyecto adelante”, finalizó.