Arona

Los vecinos de Palm-Mar, en Arona, llevan más de tres meses sin recibir una carta

Correos admite que el problema se debe a “falta de personal” y que no solo afecta a esa urbanización, sino a casi todo el municipio

Buzones de uno de los cinco bloques de la urbanización El Mocán / DA

Los casi 3.000 habitantes de Palm-Mar, en el municipio de Arona, llevan más de tres meses sin recibir la correspondencia diaria, ni siquiera las cartas que desde la Oficina del Consumidor del Ayuntamiento de Arona les han enviado en repuesta a sus demandas.

Según relata Ana Belén, vecina de la urbanización El Mocán, una de las más grandes del barrio costero, desde Correos le han informado de que “no tienen personal suficiente para realizar el servicio” y que eso “ocurre de igual manera con otros lugares de Arona, donde no hay un cartero fijo y se arreglan contratando personal eventual por cuatro horas”. “Correos solo está atendiendo -añade Ana Belén- el envío de paquetes”.

Esta situación ha sido denunciada ante la OMIC y el Ayuntamiento de Arona, “pero no han resuelto nada”, resalta la vecina de El Mocán, que ha sufrido las consecuencias de “no disponer en tiempo y forma de recibos del agua o de la luz con anterioridad al cobro”.

El Palm-Mar es una urbanización de 20 años de historia, enclavada al borde del mar, en la playa de la Arenita, entre un paseo marítimo y el paraje natural protegido del Malpaís de Rasca, separada de Los Cristianos por la montaña de Guaza.
El Palm-Mar, que sufrió la crisis de la construcción de manera especial, comienza hoy a recuperar su dinamismo económico, y los apartamentos de gran calidad han vuelto a ser ocupados, mientras el Ayuntamiento ha tenido, por sentencia, que completar los servicios que la promotora dejó de hacer.