Política

Clavijo reconoce que CC ha perdido peso específico con el cambio político

El presidente del Gobierno de Canarias avanza, sin concretar la fecha de la entrevista con Sánchez en la Moncloa, que la ministra Batet y los consejeros Barragán y Dávila coordinarán los trabajos preparatorios

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, en la           sesión parlamentaria de control. Fran Pallero
El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, en la sesión parlamentaria de control. Fran Pallero

En vísperas del mundial de fútbol de Rusia, Fernando Clavijo echó ayer balones fuera en la sesión parlamentaria de control al Gobierno regional cuando le preguntaron hasta cuatro veces (su grupo pasó palabra) sobre las consecuencias para Canarias del vuelco político inherente al traspaso de poderes del PP al PSOE tras la moción de censura a Mariano Rajoy. Después de que la portavoz socialista, Dolores Corujo, le afrentara su “soledad”, el presidente reconoció que Coalición Canaria “ha perdido peso específico” en el Congreso y pidió ayuda al resto de la representación canaria, también en el Senado, para “mantener la coherencia, ajenos a las batallas de la Corte, que no son productivas y pueden perjudicar los legítimos derechos de los canarios”.

Corujo emplazó a Clavijo a “aprovechar el talante” del Ejecutivo de Pedro Sánchez en vez de “ejercer como altavoz del discurso revanchista del Partido Popular”. La diputada salió a la ofensiva, con remates de larga distancia, lo que obligó al mandatario autonómico a blindar la portería para no llevarse una goleada: “La rapidez de acontecimientos, tales como la sentencia del caso Gürtel, ha cogido a Coalición Canaria y al Gobierno de Clavijo con el paso cambiado. El consejero José Miguel Barragán manifestó que la censura creaba más inestabilidad y que Sánchez buscaba la foto. La secretaria de Organización de Coalición Canaria, Guadalupe González Taño, advirtió de que no apoyarían una moción de censura con formaciones radicales y secesionistas, en un discurso completamente mimetizado con el del Partido Popular. Viven en una realidad paralela, de no llegar en hora a las citas y los retos que la historia les coloca por delante”.

Cuanto más atacaba Corujo, mayor era el repliegue de Clavijo. Prometió “lealtad” al Gobierno de la nación, “como he hecho hasta ahora”, enfatizó, y demandó “diligencia” para aprobar el REF económico, el Estatuto de Autonomía y los Presupuestos Generales del Estado de 2018, proyecto este del que dependen convenios como los de carreteras y los planes de empleo”.

El presidente canario comentó que la conversación telefónica de “cinco minutos” del viernes con Pedro Sánchez había sido positiva y, sin concretar la fecha de una próxima entrevista en la Moncloa, detalló que el equipo de trabajo que preparará el encuentro lo integrarán la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, y los consejeros canarios de Presidencia, José Miguel Barragán, y Hacienda, Rosa Dávila. La idea es diseñar una “hoja de ruta” para cerrar la agenda canaria: “Hay voluntad de acuerdo sobre los asuntos imprescindibles para Canarias”. Asumida la debilidad negociadora de Coalición, Fernando Clavijo se abrió en banda: “Estamos en un momento histórico. Por primera vez desde la conquista, esta tierra puede ser tratada en igualdad de condiciones que el resto de los españoles. Se va a saber de verdad qué partidos políticos defienden a las Islas”. En nombre de Agrupación Socialista Gomera (Grupo Mixto), Casimiro Curbelo invocó el espíritu de colaboración para rentabilizar los 2.100 millones de euros de los Presupuestos en aras de “afianzar el devenir de las Islas y favorecer la calidad de vida de los canarios”. El portavoz de ASG entró en el campo de juego con uno de sus clásicos regates dialécticos: “Vemos cómo la política cambia a un ritmo galopante. Pedro Sánchez no lo está haciendo mal, y me alegro.

La censura ha descolocado a Ciudadanos, que baja en picado en las encuestas. Asistimos a una recomposición del bipartidismo, y me alegro por la estabilidad”. Clavijo practicó un rondo con Curbelo antes de enfrentarse a Asier Antona, posteriormente a la efímera aparición de José Miguel Ruano (CC-PNC) y del desmarque de Santana. El líder del PP en Canarias se entrenó a conciencia en la Junta Directiva Nacional. Lo primero que hizo fue reivindicar la herencia, “muy importante”, de Rajoy. “Espero la misma sensibilidad de Sánchez”, profirió, pese a la merma en la influencia de CC y NC. “Preocúpese de los vetos y los cheques” alertó en alusión a Podemos y los separatistas. Por Nueva Canarias, Román Rodríguez se identificó con el programa y la estrategia del PSOE.