ASOCIACIÓN CULTURAL PINOLERE / DESDE LA TRONERA

De ‘Abycore’a ‘Imoque’ (III). Orígenes de la toponimia canaria

Tercera parte del artículo del investigador Francisco M. Hernández Martín sobre los orígenes de la toponimia canaria

“Las Aguas”, San Juan de La Rambla. Archivo: FEDAC
“Las Aguas”, San Juan de La Rambla. Archivo: FEDAC

Por Francisco M. Hernández Martín (investigador)

EVOLUCIÓN DE TOPÓNIMOS

Los topónimos evolucionaron a lo largo del tiempo haciéndose más comprensibles y castellanizados, ya que en sus orígenes tenían otros sonidos: Zora, Adexe, Guymad, Heneto, Ycoden, Taxo, Arautapa, Centejo, Arguaxo, Naga, Benixo, Higan y tantos otros se fueron adaptando al castellano actual. Los escribanos de la época, aparte de que no eran filólogos, podían tener ciertas dificultades al interpretar las voces guanches, que no siempre eran fáciles de entender al variar mucho la fonética de una zona a otra de la isla o de otras islas.

Así y todo, se logró conservar una buena cantidad de registros aborígenes convenientemente castellanizados. En la isla de Tenerife es en los municipios de Adeje y Santa Cruz donde se conservan la mayor cantidad de topónimos aborígenes, fenómeno que al parecer está relacionado con la mayor o menor colonización del lugar. En aquellos lugares donde la población aborigen permaneció casi inalterable después de la colonización, la toponimia original sufrió muy pocos cambios: Anaga, Taborno, Ijuana, Taganana, Igueste, Jagua o Benijo son solo algunos de los registros que han llegado inalterables hasta hoy.

TOPÓNIMOS HISTÓRICOS

Existen topónimos de los que, a pesar de la pérdida de memoria colectiva, se tiene constancia de los hechos que provocaron dichas denominaciones. Así, por ejemplo, el caso de Los Cristianos, en la isla de Tenerife, recuerda el lugar por donde desembarcaron los cristianos-que así era como los aborígenes llamaban a los conquistadores- al mando del capitán Grimón para sofocar la rebelión en las Mesas de Guaza. Otros topónimos históricos serían los de los municipios de La Matanza y La Victoria de Acentejo, que recuerdan batallas perdidas y ganadas por los conquistadores y por los guanches.

En la isla de La Palma se encuentra el municipio de El Paso, cuya denominación obedece al paso a través de la cumbre que descubriera un capitán de las tropas castellanas, y que dio origen a lo que al principio se conoció como el paso del capitán: “… q. ha por linderos de la una parte el paso q. dizen del Capicán e de la otra parte el barranco q. dizen de las Choças de los Palmeros… 9-VI-1514 (7)”.

Entre los topónimos que se pueden catalogar como históricos estaría el del municipio de Vilaflor de Chasna, que según algunas crónicas obedece a la visión que tuvo el oficial Bracamonte de una bella guanche, exclamando: “Vi la flor de Chasna”.

LA HIDROTOPONIMIA

En zonas áridas como las Islas Canarias, donde el agua siempre ha tenido un papel relevante, la hidrotoponimia suele estar más presente que en otros lugares donde esta es más abundante. La importancia del agua ya figura en las primeras datas o repartos de tierras donde se indica la importancia de los numerosos nacientes y su aprovechamiento para la caña de azúcar. En los documentos del siglo XVI se indica una fuerte presencia de caudales más o menos permanentes de agua y las condiciones para su aprovechamiento, lo que indica que la mayoría de los topónimos actuales se formaron en periodos de mayor humedad.

La primera capital de Canarias y actual ciudad de San Cristóbal de La Laguna debe su nombre a una laguna de aguas llovedizas, según Abreu Galindo, por lo tanto, nos encontramos ante un hidrotopónimo. En otra parte de la isla de Tenerife el estanque donde los vecinos se abastecían de agua dio lugar a que el nacimiento de un municipio llevara el nombre del estanque: El Tanque. A veces la toponimia parece no tener mucha lógica, tal y como sucede con el pago del municipio de Arico conocido como El Río, lugar donde al parecer jamás ha habido un río, aunque en algún momento hubiera una fuerte corriente de agua que llegó al extremo de que se construyera una presa que nunca ha servido para nada. En el municipio de San Juan de la Rambla un barrio costero lleva el nombre de Las Aguas, no sabemos si saladas o dulces, aunque en sus cercanías existe un buen número de galerías. El resto de toda la toponimia relacionada con el agua la componen los numerosos barrancos que llevan el sufijo del agua o del río, así como los lugares con el nombre de Las Canales, tanto en Icod de los Vinos como en Buenavista del Norte. Aguamansa y Aguagarcía también gozan de dicha denominación.

De ‘Abycore’ a ‘Imoque’ (I). Orígenes de la toponimia canaria

De ‘Abycore’a ‘Imoque’ (II). Orígenes de la toponimia canaria