sanidad

El HUC implanta un tratamiento que retrasa la recaída de cáncer de mama

Norberto Batista y Josefina Cruz explican que el proceso basado en el uso de inhibidores de ciclina duplica el tiempo que transcurre entre que un paciente es operado y recibe tratamiento hasta que repunta la enfermedad

Los doctores Norberto Batista y Josefina Cruz, del Hospital Universitario de Canarias. DA
Los doctores Norberto Batista y Josefina Cruz, del Hospital Universitario de Canarias. DA

Los tratamientos basados en inhibidores de ciclinas han supuesto en los últimos meses un paso importante en el tratamiento para pacientes con cáncer de mama. El Hospital Universitario de Canarias (HUC) ha incorporado este tipo de herramientas a través de un tratamiento, que, tras su pertinente su investigación previa, ha demostrado que duplica el tiempo que transcurre entre que un paciente es operado y recibe la quimioterapia o radioterapia hasta que la enfermedad vuelve a aparecer y necesita nuevos ciclos. Así lo adelantaron a DIARIO DE AVISOS el jefe del departamento de Oncología Médica del HUC, Norberto Batista, y la doctora de esta área Josefina Cruz.

Batista explicó que, en el caso del cáncer de mama, los avances en materia terapéutica en los últimos años han ido vinculados a la incorporación de inhibidores de ciclina. No obstante, señaló que este tipo de tratamiento no están indicados para todos los pacientes, pero sí para el tipo de tumor -expresan receptores de hormonas- que afecta a entre el 60% y 70%% de afectados.

Este nueva indicación se aplica una vez el enfermo ha sido intervenido y ha recibido su primera quimioterapia o radioterapia. Una vez finalizado el proceso, junto a la medicación habitual para cada caso, se le administra esta hormona de forma complementaria. Con este tipo de pautas se ha demostrado que se duplica el tiempo en que tarda la patología en volver a aparecer. Así, como media, si un paciente estaba antes unos 12 meses sin necesidad de repetir los tratamientos agresivos, con esta fórmula pueden pasar hasta 24 meses, aproximadamente. El HUC participó en los estudios de los dos fármacos indicados para estos casos. Aunque aún no está confirmado si este tipo de terapias pudieran contribuir a que el índice de supervivencia sea mayor, esta vía también se está investigando dado los buenos resultados que se han apreciado.

Investigaciones

Además, el HUC está participando en otros dos proyectos de investigación relacionados con los posibles beneficios que pueda conllevar la utilización de los citados inhibidores de ciclina para el cáncer de mama, en el caso de que puedan ser curables. Ambos ensayos son a nivel internacional y el Hospital Universitario es el único centro que participa de Canarias. El primero de ellos, que ha culminado ya la fase de reclutamiento de las pacientes (se ha logrado la inclusión de casi una veintena de personas) consiste en, una vez en enfermo es intervenido y pueda haber tenido un tratamiento de quimioterapia, a la medicación indicada se le suma durante un año la administración de inhibidores, con el objetivo de analizar si este añadido puede ayudar a neutralizar el tumor. En el otro estudio, que aún está pendiente de aprobación, se administra otro fármaco similar, pero durante dos años. En ambos ensayos, los resultados se demorarán al menos cinco años.

Tanto Batista como Cruz incidieron en que el tratamiento que ya se está administrando y los dos ensayos vienen a redundar en la mejora de la calidad de vida de los pacientes con cáncer de mama, ya que, al menos lo que está comprobado, es que retrasan el tiempo en el que la patología vuelve a aparecer y por tanto, todas las secuelas de aplicar más fármacos o de pasar por quirófano. Todos estos avances permitirán que los tratamientos puedan ser más personalizados y adaptados a cada paciente.

La biopsia líquida, una apuesta por mejorar el diagnóstico

El Hospital Universitario de Canarias ha incorporado, siendo el único de las Islas, la biopsia líquida como herramienta para detectar algunos tipos de tumores, explicó a este medio el jefe de Oncología Médica del centro hospitalario, Norberto Batista. Esta técnica que se utiliza en coordinación con el departamento de Anatomía Patológica, permite, mediante una extracción de sangre, detectar un posible cáncer. En el caso del HUC, esta prueba -que requiere de un aparato específico para analizar la muestra- se utiliza para los tumores de pulmón, colon o melanoma. Entre las ventajas que aporta esta prueba, en comparación con la biopsia tradicional, se encuentra el hecho de que es menos molesta para el paciente y que permite detectar mejor la presencia de determinadas células tumorales. Asimismo, permite que a los pacientes que son diagnosticados se les pueda congelar la muestra de sangre y compararla con otras posteriores.