Arona

‘La trampa del viento’ se instaló de forma ilegal y no es municipal

Una de las esculturas más emblemáticas de Playa de las Américas, obra de Juan López Salvador, ni consta en archivo alguno del Ayuntamiento de Arona ni nunca se recepcionó

La escultura ‘La trampa del viento’. DA

Ante la polémica suscitada a raíz del mal estado en que se encuentra una de las esculturas más emblemáticas de Arona, el Ayuntamiento de ese municipio ha querido aclarar que la obra tiene en la actualidad un carácter que, como mínimo, es alegal y no pertenece formalmente al municipio, debido a la inexistente tramitación que en su día se le dio a esta importante pieza de arte, que data de 2002.

La trampa del viento, obra del escultor Juan López Salvador, se encuentra ubicada en la avenida Francisco Andrade Fumero, junto al mar, en plena Playa de las Américas, y es uno de los iconos más reconocibles del municipio. Sin embargo, y a pesar de ello, no es propiedad del Ayuntamiento, al menos de manera formal y legal.

En su momento, durante el mandato de anteriores grupos de gobierno, se instaló en la avenida sin que conste en el Consistorio registro alguno de esta obra. Además, y una vez finalizada la citada colocación, nunca se llevó a cabo la preceptiva recepción de los trabajos y tampoco se incluyó en el inventario de bienes municipales de 2011, lo que significa que no se realizaron los trámites necesarios para que la Corporación local se hiciera con esa propiedad y se colocara en el correspondiente inventario municipal.

Ante esta situación, el área de Patrimonio del Ayuntamiento de Arona ha iniciado el correspondiente procedimiento para buscar un encaje legal a la escultura y ver las opciones que existen de que pueda pasar a engrosar el inventario y, por lo tanto, sea reconocida como propiedad de la Corporación, cosa que no ocurre en la actualidad.

Se trata de la única manera de que el municipio pueda acometer cualquier trabajo de restauración en una obra que, a día de hoy, no es suya, porque no se puede destinar dinero público a algo que no tiene esa consideración.

Luis García

El responsable de Patrimonio de Arona, Luis García, explica que “con La trampa del viento nos hemos encontrado con la misma situación generalizada que se dio bajo los gobiernos de Coalición Canaria a otro nivel, con calles y caminos en las que legalmente no se podía hacer nada o muy poco. No obstante, hemos actuado para deshacer esta maraña que nos encontramos y en tres años hemos podido incorporar al inventario municipal nuevos elementos y bienes con el objetivo de normalizar su situación”.

“Por otro lado -agrega- es imperiosamente necesario continuar el inventariado, dado que, de lo contrario, no podemos intervenir en el mantenimiento y reparación que requieren los bienes municipales”.