POLÍTICA

El nuevo Estatuto de Autonomía de Canarias da el antepenúltimo paso

El Parlamento acepta, con el rechazo de Podemos, las modificaciones sustanciales del texto de la reforma que aprobó en marzo de 2015, aunque sigue sin concretarse cómo se va a aplicar el sistema electoral

Los diputados regionales de ASG, CC-PNC, PSOE, NC y PP que ayer intervinieron en la sesión plenaria monográfica sobre la reforma del Estatuto de Canarias. Fran Pallero

Tres años y siete meses después de que el Parlamento de Canarias aprobara la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía, con el voto en contra del PP y la abstención del grupo Mixto (NC), la Cámara legislativa regional emitió ayer un informe favorable a las modificaciones sustanciales incorporadas al texto original durante su tramitación en las Cortes. Lo ha hecho con el rechazo de Podemos, que el 13 de septiembre ya se opuso en el Congreso y Ciudadanos se abstuvo. Las previsiones apuntan a que el Senado culminará el proceso en el último pleno de octubre: los días 23 y 24.  

Esta sesión monográfica era un mandato del artículo 64.2 de la vigente norma fundamental de la comunidad autónoma. Por orden de registro, se debatieron dos iniciativas: una de Podemos y otra conjunta de CC-PNC, el PP, el PSOE, NC y ASG (Mixto). La primera concitó una abstención aparte del no de sus siete escaños y la posición mayoritaria sumó 49 sufragios.  

Con media hora de demora debido a dificultades en el transporte aéreo, la jornada comenzó con un torbellino de reproches de Noemí Santana. La portavoz de Podemos descargó una tormenta. “Votar sí sería traicionar nuestros valores y principios”, profirió. “Podemos no apoya una reforma que se ha cocinado de espaldas a la ciudadanía, que no incluye acciones inmediatas para erradicar la pobreza ni asegura el carácter público, universal y gratuito de la educación y la sanidad. Si bien admitió la existencia de algunos avances,-“Sería absurdo que fuese peor” al de  1996-, reivindicó un Estatuto “participado por la ciudadanía, que recoja sus singularidades y trace el camino que queremos recorrer”. Entre las demandas no atendidas en la fase de enmiendas, mencionó que “no comprende el revocatorio para destituir al presidente cuando esté inmerso en procesos judiciales y, en cambio, se autoriza al Ejecutivo a gobernar a golpe de decretos leyes”. Tampoco se declara a Canarias “como territorio de paz” y se obvia “el principio archipelágico, lo cual salvaguardaría la “integridad territorial y la conservación de los recursos naturales que poseen las aguas”. Si este Estatuto “no lo vota el pueblo canario, no lo votará Podemos”, remachó en referencia a que el referéndum no es para ahora. Hoy, no. Mañana. 

José Miguel Ruano intervino en el nombre propio de CC-PNC y de los demás firmantes del aval. El portavoz nacionalista homenajeó a Adán Martín con ocasión del octavo aniversario del fallecimiento de quien presidió el Gobierno de Canarias en el periodo de 2003 a 2007: “Luchó para que Canarias estuviera a la cabecera de las comunidades con más cotas de autogobierno”. Y elogió la figura de Victoriano Ríos por su defensa del “mar canario”. Ruano respondió a Santana que “quien no está acostumbrado a llegar a acuerdos difícilmente puede dar lecciones de eso”. Aseveró que el consenso es un método y el acuerdo, el resultado. “Ustedes tienen sus problemas y los han querido trasladar aquí”, afeó a Podemos. “Hay que pactar o darse de bruces con la realidad”, espetó Ruano. “Nos hubiera gustado asumir competencias más intensas, en aeropuertos o en las telecomunicaciones”, reconoció, “pero nos hemos ajustado al marco constitucional para ser realistas y creíbles”. 

La balanza de ASG se inclinó del lado de los “avances que elevan a Canarias al máximo nivel de autogobierno”. Sin embargo, Melodie Mendoza se quejó de que no se refleje expresamente la adaptación de las políticas públicas a la doble insularidad como una obligación institucional, lamentó la ausencia de una consulta vinculante y denunció la “ruptura del sistema de equilibrios insulares sobre el que se fundó la autonomía canaria”, en alusión a la triple paridad y un régimen electoral “envenenado con la lista regional”. Mendoza lanzó una profecía: “De esa traición hablará la historia”.  

Román Rodríguez justificó el cambio de criterio de Nueva Canarias en una evolución democrática: “Esto es fruto del debate, del consenso. Yo estoy acostumbrado a perder”. En 2006, comentó, el tren siguió de largo y “llegamos doce años tarde”. Ello no quita que sacara conclusiones positivas: “El retraso nos permitió obtener ventajas, perfeccionamientos. Hemos logrado incorporar conquistas que hace una década ni se pensabas”. 

Por el PP, Asier Antona tuvo un amistoso encontronazo con el PSOE y Podemos: “Se demuestra que las grandes leyes salen cuando el Partido Popular gobierna en España y otros dan la espalda a Canarias. Claro que hay prisa. El Estatuto, que no es un plagio, está amenazado por la inestabilidad de un Gobierno okupa sostenido por populistas y separatistas”. La reacción lo empujó a repetir la frase y Carolina Darias sofocó la calentura. También sacudió a Coalición Canaria y Fernando Clavijo: “Disponer de más competencias no significa ser más competente. Se va agotando un ciclo político”. 

Dolores Corujo (PSOE) alteró el guion para replicar a Antona y defender a Pedro Sánchez. La portavoz socialista evocó a Jerónimo Saavedra y honró la memoria de Juan Carlos Alemán; uno, presidente autonómico y ambos, secretarios generales del PSOE canario. “Damos un ejemplo de madurez con este éxito colectivo que refuerza los derechos de la ciudadanía”, proclamó.  

El anclaje del REF, la financiación, la ultraperificidad, la capacidad del presidente de disolver el Parlamento y de legislar por decreto, la supresión de los aforamientos y la regulación transitoria del sistema electoral fueron los aspectos más destacados. No se concretó cómo se materializará la circunscripción regional y nadie garantizó que se aplicará en los comicios de mayo de 2019. 

fp parla 10.JPG fp parla 2 05.JPG fp parla 05.JPG
<
>
José Miguel Ruano intervino en el nombre propio de CC-PNC y en el de los demás firmantes del aval. F. P.