Economia

Todo lo que debe saber sobre el nuevo etiquetado de la gasolina

Desde este viernes, 12 de octubre, todas las estaciones de servicio y vehículos de las Islas están obligadas a lucir el nuevo etiquetado de los combustibles en cumplimiento con la normativa europea.

Nuevo etiquetado del combustible ya en una estación de servicio de las Islas. / Fran Pallero

A partir de ahora habrá que estar un poco más atentos en los repostajes. La nueva normativa europea sobre etiquetado para carburantes y vehículos obliga, desde este viernes, 12 de octubre, a todas las estaciones de servicio a lucir una nueva nomenclatura para los combustibles con las que los conductores deberán familiarizarse, aunque habrá un periodo de transición en el que convivirán ambas pegatinas para evitar equivocaciones. La aplicación de esta directiva UE2014/94/UE tiene como objetivo el despliegue de los combustibles alternativos en la UE de tal manera que cuando los conductores vayan a repostar en cualquier estación de servicio del territorio europeo elijan el combustible correcto, asegurándose de que la etiqueta del surtidor coincide con la de la tapa del depósito.

La norma se aplicará en los 28 Estados miembros a los turismos, vehículos comerciales ligeros y pesados, guaguas, motocicletas, triciclos y cuatriciclos. Además, la legislación exige que todos los coches comercializados por primera vez o matriculados a partir de mañana deberán llevar ya este nuevo etiquetado en el tapón de llenado, así como en los manuales de usuarios.

Pero ¿cuáles son las pegatinas y cuales son las que debo poner en el vehículo? Para los coches que se fabriquen y matriculen a partir de mañana es fácil: simplemente tienen que coincidir las pegatinas del depósito con la de la estación de servicio. Para los vehículos que ya están en circulación habrá un periodo de adaptación  y las nuevas pegatinas estarán situadas junto a las nomenclatura anterior (gasolina 95, gasoil, etc).

Cada tipo de combustible tiene una forma identificativa. De hecho, hay hasta 13 etiquetas diferentes. La primera distinción se refiere al tipo de combustible. La gasolina es un círculo, el gasóleo un cuadrado y los combustibles gaseosos se identificarán con un rombo. Dentro del círculo se incorpora la información correspondiente con los biocomponentes de cada combustible. Por ejemplo, para la gasolina (que es un círculo) sería la E de Etanol y en el caso de un E5, el vehículo podría utilizar gasolina con hasta un 5% de Etanol, y así un E10 (10%) y E85 (85%). En el caso del gasóleo (un cuadrado), la información se identificaría con la B de biodiésel. Por ejemplo: B7 sería gasóleo con hasta un 7% de biodiésel, B10 (10%) y XTL (diésel sintético, es decir, combustible fabricado a partir de material fósil o renovable). Por último, en la etiqueta de los combustibles gaseosos, el conductor se podrá encontrar con  H2 (hidrógeno), GNC (gas natural comprimido), LNG (gas natural licuado) o gas licuado de petróleo (LPG).

El presidente de la Federación regional de empresarios importadores y concesionarios de automóviles (Fredica), Rafael Pombriego, aseguró que no cree que exista ningún problema en las Islas con la trasposición de dicha normativa europea puesto que las estaciones de servicios y los vehículos se han estado adaptando a la misma. Lo que sí lamentó es que desde el Gobierno se esté permanentemente sembrando de “incertidumbre” al sector con asuntos como el impuesto al diésel. Si bien es cierto, explicó, que en Canarias existe una norma impositiva diferente con respecto a los carburantes, se quejó de que el Gobierno regional, que es de quien depende esta tasa en las Islas, “no haya dicho si piensa hacer lo mismo que el Gobierno central”.

Los registros de matriculación de vehículos diésel han caído de manera destacada en Canarias en datos acumulados hasta el mes de agosto en un 19,49% en el caso de los turismos y del 1,53% en el caso de los todo terrenos. Mientras que el mercado de vehículos de gasolina, por volumen el más importante según energía de propulsión, con un total de 29.024 unidades mantiene el  crecimiento del 3,51%. La caída de este mercado viene produciéndose a raíz de los continuos ataques que viene sufriendo el uso de este tipo de combustibles en los últimos meses. “Se está realizando una campaña injusta respecto a unos vehículos que deberían  ser objeto de una regulación armonizada en el conjunto de Europa, evitando la incertidumbre que está generando entre los ciudadanos”.

Por su parte, aunque siguen siendo reducidos los volúmenes de ventas del conjunto de vehículos alternativos (eléctricos, híbridos y gas), las cifras aumentan de manera destacada. “Es previsible que a medida que se vaya despejando la desconfianza de los usuarios de los vehículos eléctricos puros, estos vayan aumentando su cuota de participación”, declaró Pombriego.