Santa Cruz

La Refinería calcula que el 10% de su suelo está contaminado

Cepsa ha presentado al Gobierno de Canarias el Plan de Recuperación para los terrenos que va a destinar a vivienda y cuyo nivel de riesgo “es inadmisible con el uso residencial”

Refinería de Cepsa en Santa Cruz de Tenerife. DA

Una pregunta de Sí se puede dirigida a la Gerencia de Urbanismo de Santa Cruz, ha servido para conocer el estado y el nivel de contaminación del suelo que actualmente ocupa la Refinería, un espacio que debe ser rehabilitado una vez que la industria abandone la actividad, tal y como se recoge en el acuerdo firmado con el Ayuntamiento capitalino. Según la respuesta proporcionada a Sí se puede, se concluye que existen nueve zonas distintas en las que se proponen distintas medidas de descontaminación dado que, “el riesgo para las personas con el uso futuro residencial es inadmisible y donde, por lo tanto, se ejecutarán las actuaciones de recuperación del suelo”. En total se estima una recuperación de 56.876 metros cuadrados de terreno contaminado, aunque esta superficie aumentará en función del estado del suelo una vez se desmantelen las instalaciones actuales de la Refinería.

Esos casi 57.000 metros cuadrados que se destinarán a vivienda y espacios de ocio, representa algo más del 10% del total de suelo que recuperará la ciudad y que el Ayuntamiento capitalino cifra en más de 500.000 metros cuadrados.

Detalla la Gerencia que en la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias ya se dispone de una serie de documentación y de datos técnicos que son los que permiten conocer las cifras y planes propuestos por la Refinería para descontaminar el suelo. Los primeros informes datan de 2006 y el último de 2018, en el que se proponen las medidas a aplicar para la recuperación del suelo que se va a destinar a vivienda. Según estos informes, se han analizado en la parcela de la Refinería 174 puntos de muestreo, diferenciando entre 111 sondeos de suelos y 63 análisis de aguas subterráneas.

De esta forma, se concluye que la afección en los suelos, principalmente por hidrocarburos, se encuentra en zonas de almacenamiento, en cubetos de tanques de fuel y crudo, o aguas debajo de los mismos. Se ha detectado afección al sureste de los tanques de gasóleo y gasolinas en el entorno del área de distribución y central térmica. Al sureste de la zona de tanques de queroseno y gasolina, la afección alcanza los 3 o 4 metros de profundidad. En los suelos hay presencia de metales como arsénico, plomo, cobre, níquel y zinc que en algunos casos superan los valores genéricos de referencia establecidos.

En cuanto a las aguas subterráneas, la afección que se detecta corresponde a hidrocarburos más pesados. Las medidas con mayores concentraciones se localizan en la zona de almacenamiento, y en el entorno del Barranco del Hierro. El hidrocarburo en fase libre (sobre el agua) se encuentra en 13 de los 52 sondeos o piezómetros operativos.

Los últimos espesores aparentes se encuentran entre 0,5 y 1 m en 5 sondeos, entre 0,13 y 0,5 m en otros 5 sondeos, y menos de 3 mm en 3 sondeos. Según los datos históricos, los espesores aparentes de hidrocarburo han permanecido prácticamente inalterados en los sondeos desde hace años. Según estos informes, el alto índice de degradación de los hidrocarburos favorece que las solubilidades sean muy reducidas, y que el producto libre no tenga actualmente capacidad de generar una pluma en fase disuelta.

Proceso voluntario

Urbanismo también aclara que el titular de la Refinería (Cepsa) se ha acogido al artículo 38 de la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados, que contempla la posibilidad de los propietarios de acudir al procedimiento voluntario de recuperación ambiental de un suelo contaminado sin que sea necesario su declaración como tal. Además, establece que tras la ejecución del proyecto se acreditará que la descontaminación se ha llevado a cabo en los términos previstos en el mismo.

En los 56.872 metros cuadrados se proponen una serie de técnicas de recuperación del suelo como son el lavado de suelos on-site, landfarmin, desorción térmica on-sit, oxidación química, retirada de fase libre o gestión parcial de material a vertedero.

Una vez examinada toda la documentación aportada por la Refinería, la Viceconsejería de Medio Ambiente pidió que se aclarasen algunas cuestiones y se aportasen los resultados de 15 puntos más de muestreos de suelo en zonas de menor estudio, por lo que actualmente se está a la espera de que Cepsa entregue dicha documentación para la aprobación del Proyecto de Recuperación Voluntaria. Este documento fue presentado el 3 de julio de 2018, fecha en la que Cepsa instó el procedimiento de aprobación del denominado Plan de Recuperación Voluntaria de Suelos-Refinería de Tenerife. El objetivo es permitir tras su ejecución, en la parcela donde actualmente se localiza la Refinería, un uso residencial para casas unifamiliares con jardín y sótano y otras actuaciones residenciales y de ocio.

Planes ya en marcha

Urbanismo también señala que, por otra parte, existen otras zonas de la ciudad con suelos alterados por contaminación relacionados con la actividad de la Refinería. En ellos se actúa ya con proyectos de recuperación voluntaria de suelos. Estos lugares están relacionados con conducciones de hidrocarburos desde o hacia la Refinería y alguna instalación de almacenamiento de combustible en la zona portuaria. Destacan las zonas del Auditorio, Tahodio, Capitanía-Ligrasa, Valleseco y Bufadero.

Sí se puede exige que el Consistorio se asegure de la aptitud del suelo

Desde Sí se puede, su concejal, Eligio Hernández Bolaño, ante la respuesta recibida del Ayuntamiento, exige que este se asegure de que “los terrenos que recibe de la Refinería son perfectamente aptos para el uso y disfrute de la ciudadanía de Santa Cruz”. Y es que, como recuerda Hernández en su pregunta, “el Ayuntamiento puede suspender la ejecutividad de los derechos de edificación y otros aprovechamientos del suelo en el caso de resultar incompatibles con las medidas de limpieza y recuperación del terreno, hasta que éstas se lleven a cabo o se declare el suelo no contaminado”.