Güímar

Manuel Martínez: “Solucionar la depuración y el saneamiento del Valle de Güímar no pasa por los políticos, pasa por los secretarios”

l consejero de Aguas del Cabildo, Manuel Martínez, alude a las trabas jurídicas de los funcionarios para desbloquear los proyectos redactados para evitar que la UE “siga multando por no depurar"

Martínez, junto a los regidores de los tres municipios del Valle de Güímar / SERGIO MÉNDEZ

“La solución a los problemas de depuración y saneamiento del Valle de Güímar no pasa por los políticos, que tenemos voluntad de hacer aquello que no se ha hecho en décadas, sino por un problema jurídico”, señaló Manuel Martínez, consejero de Aguas del Cabildo, durante la reunión que sostuvo ayer en el Ctcan de Candelaria con los tres alcaldes de la comarca, concejales y portavoces municipales de la oposición, en aras de desbloquear la licitación de proyectos, a través de acuerdos unánimes en los plenos, “las trabas jurídicas que están poniendo los secretarios de las administraciones locales”, dijo sin tapujos.

Para Martínez resulta incomprensible que los ayuntamientos puedan cobrar la tasa de saneamiento, sin reparos de los secretarios, y sin embargo estos no entiendan que pueden actuar o sufragar fondos para mejorar el saneamiento a la depuración. Recordó que “hay voluntad política para solucionar el problema, pero no hay voluntad jurídica”, por lo que “aquellos que estamos aquí no podemos levantar reparos de los técnicos porque podemos ir a la cárcel”, remarcó.

El consejero explicó durante algo más de una hora lo que se ha hecho hasta ahora y lo que se hará para solucionar el problema de los vertidos al mar y atender a la normativa 91 de la Unión Europea, para lo que será necesario, entre la depuradora comarcal (9 millones) y la Edari del Polígono(6 millones) y las distintas estaciones de bombeo, aliviaderos y una desaladora para 2.000 metros cúbicos diarios, en torno a 25 millones de euros, casi todo financiado por el Cabildo y el Plan de Cooperación Municipal, sin contar la red de alcantarillados que deben poner los tres ayuntamientos. “Tenemos el corazón (depuradora) y parte de las venas, pero nos faltarán las arterias (alcantarillado) para llevar la sangre (aguas negras)”, comentó.

Sobre la multa europea que viene caminando desde 2011 -todavía sin concretar cantidad y fecha-dejó constancia que deben pagarla los ayuntamiento, “aunque el Cabildo no los dejará solo”, temiendo, por la postura de los secretarios, acabar en un contencioso entre administraciones.

La multa todavía está sin cuantificar, recordó Martínez, porque lo que se sabe es que la UE ha multado al Reino de España por 17 lugares donde por aglomeración urbana (10.000 h/e), entre ellos el Valle de Güímar, con 12 millones de euros y 11 milLones más a pagar en plazos de seis meses hasta que se subsanen los problemas que derivaron de una multa que comenzó a gestarse entre los años 2000-2005 y que finalmente fue determinada en 2011 por sentencia firme. Ahora mismo el Ministerio de Fomento está en periodo de recabar informaciones a gobiernos autónomos y ayuntamientos para determinar la cantidad y la fecha del pago y  quienes tienen que hacer frente a la multa. En caso de no pagarse no se entraría en el reparto de fondos europeos.

¿Y dónde está Coalición Canaria?

Manuel Martínez, consejero insular de Aguas, convocó a los tres alcaldes del Valle Güímar (Mari Brito, José Juan Lemes y Luisa Castro), concejales de Urbanismo de los tres municipios y portavoces municipales, entre los que hubo ausencias, destacando que no hubo ninguna representación de Coalición Canaria, la formación que dejó morar en los noventa la depuradora comarcal, por ejemplo.