La Orotava

El barrio de Los Pinos se queda sin ‘nombre’

Los vecinos denuncian la mutilación de su principal seña de identidad, los árboles que llevan años reivindicando tras la poda de los anteriores por la ampliación de la carretera TF-321

Los vecinos del barrio orotavense de Los Pinos denuncian la tala de los pinos canarios jóvenes por encima de los cuales pasaba un cable eléctrico tras la desaparición de los anteriores y de la plaza como consecuencia de la ampliación de la carretera TF-321.

Los vecinos llevan años reivindicando la siembra de estos árboles, de los que se sienten orgullosos por ser la principal seña de identidad de este núcleo villero, así como la retirada o traslado del cableado de Unelco-Endesa que atraviesa la zona verde donde están asentados.

Los ejemplares fueron mutilados en sus copas hace un par de años porque rozaban el cable, “pero esta vez la tala ha sido atroz”, apuntan desde la asociación de vecinos.

Su presidente, Francisco Javier Hernández González, asegura que la idea inicial era que ese cableado “por encima fuera provisional” y quedaron en quitarlo, pero no lo han hecho. Por el contrario, “cortaron los árboles más bonitos que estaban en el barrio”, una medida que ya tomó en dos ocasiones.
El representante vecinal comunicó al Ayuntamiento el proceder de la empresa, y el concejal de Obras y Servicios, Felipe David Benítez, les confirmó que no tenía constancia de lo sucedido y llevó la denuncia a la Junta de Gobierno de ayer.

El edil confirma que en enero de 2016, durante una visita al barrio, el grupo de gobierno se comprometió a pedir informes al técnico municipal para analizar la solución más idónea. El 15 de febrero éste le confirmó que “era la de desviar el trazado existente o bien soterrarlo como solución definitiva dado que el pino, una especie protegida, no es aconsejable hacerle ningún tipo de poda ni tratamiento y de hacerlo, se estaría perjudicando el normal desarrollo de esta especie porque volvería a crecer y a generar otros problemas”.

El 22 de febrero se llevó este asunto a comisión informativa y todos los grupos políticos acordaron sumarse a la inquietud de los vecinos y a la recomendación del técnico.

El 9 de marzo se le trasladó a la empresa el informe en el que se le que advertía de la afección y de la necesidad de cambiar el trazado. Durante ese año y el siguiente no se tuvo ninguna respuesta, puntualiza el edil, “si bien es cierto que en diferentes ocasiones a través de llamadas telefónicas y correos se le recordó por parte de los técnicos que el tema estaba pendiente”.

Por eso el Gobierno local fue el “principal sorprendido” cuando a finales de diciembre la junta directiva de la citada asociación le informó lo que había ocurrido y que en opinión de Benítez se podría haber evitado.

El Consistorio no tiene constancia de la poda y apoya la queja ciudadana

El concejal de Obras y Servicios, Felipe David Benítez, afirma que le solicitó a los técnicos que se personen en la zona afectada de Los Pinos para comprobar lo que se había hecho. Así lo hicieron y han vuelto a redactar dos informes en el que indican que la poda realizada “está mal ejecutada y que no es la solución al problema sino todo lo contrario e incluso puede agravar la salud de los ejemplares”.

Además, al tratarse de una especie protegida, cualquier intervención debe estar supervisada por el área de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife “y no nos consta que haya tal autorización”, sostiene. El Ayuntamiento, por su parte, tampoco fue informado “porque los peritos se hubiesen personado y se hubiese buscado otra solución”, dice.

El lunes próximo el edil llevará otra vez los informes a la comisión de Servicios y se trasladarán a la empresa con el fin de que confirme si lo ha hecho y en ese caso, por qué ha optado por este “mal parche”.