cantera

Gabriela, una pionera en el baloncesto en Inglaterra

La tinerfeña fue becada por una academia de alto rendimiento con el fin de elevar el nivel del baloncesto de aquel país

Inglaterra nunca ha tenido un papel significativo dentro del baloncesto continental. Pero eso puede cambiar en un futuro a medio plazo. Inspirándose en el modelo estadounidense, han aflorado en los últimos tiempos centros de alto rendimiento que reclutan a jóvenes jugadores europeos. Ofrecen entrenamientos profesionales y la posibilidad de compaginar los mismos con los estudios con gran facilidad. Fue eso lo que sedujo a la tinerfeña Gabriela Sánchez-Parodi, que un buen día no dudó en hacer las maletas para marcharse a vivir a la ciudad de Reading persiguiendo su sueño.

Surgida de la cantera del Tenerife Central, Gabriela jugó la pasada temporada en el equipo júnior del Adareva, recibiendo, un buen día, una llamada: “Hacen mucho scouting (seguimiento de jugadores) y me contactaron por Facebook. Uno de los entrenadores, rastreó convocatorias de selecciones canarias inferiores y, al necesitar jugadoras, se dirigió a mí. Me ofrecieron la posibilidad de probar, de quedarme dos años en la John Madejski Academy jugar en Reading Rockets y acepté”.

A sus 17 años, Sánchez-Parodi estudia Primero de Bachillerato y lleva una vida que se asemeja mucho a la de un deportista profesional en nuestro país, ya que juega tanto en el equipo júnior como en el sénior, participa hasta en cinco ligas y, pese a todo, le da tiempo para mantener sus estudios al día: “La clave está en las facilidades que te ofrecen, que allí no existen. Ellos adaptan el colegio a tus necesidades como deportista y así es todo mucho más sencillo. En España eso no ocurre tanto”.

Un día de Gabriela arranca a las 7.30 horas y es desde ese momento cuando la vida académica y la deportiva se integran: “Muchas veces tenemos entrenamiento antes de clase o, simplemente, combinan las horas de estudio con las que tenemos que dedicar al baloncesto. En el colegio, normalmente, te dan pocas asignaturas y mucho tiempo para hacer la tarea para que dediques tiempo al equipo o a descansar físicamente”.

El modelo parece funcionar. Las Reading Rockets de Gabriela conquistaron recientemente la Copa en categoría júnior y fueron subcampeonas en sénior, disputando la tinerfeña dos finales en 24 horas: “Estas experiencias me están ayudando a crecer mucho. En la parte deportiva, porque el baloncesto inglés es diferente, dando mucha importancia al físico y siempre corriendo mucho, con mucho ritmo. En España tiene mayor calidad técnica. Personalmente, por supuesto, me está ayudando a madurar: estás sola, así que maduras sí o sí”.

Entre estudios, entrenamientos, sesiones de gimnasio y partidos, Gabriela tiene poco tiempo libre, pero también en esos momentos disfruta de su experiencia inglesa con otras chicas llegadas desde diferentes puntos de Europa y que están en su misma situación: “Somos seis jugadoras extranjeras y el resto inglesas, de diferentes lugares del país. Lo cierto es que nos han acogido de maravilla, integrándonos desde el primer día y haciéndonos todo más fácil”.

Por ello, la tinerfeña no tiene “ninguna duda” de que concluirá los dos años de su beca, tras los que “quizás” se marcha a Estados Unidos para continuar con sus estudios superiores en “algo que tenga que ver con los idiomas”. Está “encantada”, pese a que, por supuesto, hay algún inconvenciente: “¿Lo peor? Echo mucho de menos a mis padres. Tenemos fechas en las que podemos ir a casa, así se lleva mejor”.

Por lo pronto, ya referente en el equipo júnior, todo apunta a que también apostarán por ella en el sénior, dando un paso más en su joven, aunque ascendente, carrera deportiva.

TE RECOMENDAMOS