SANIDAD

Intersindical: “La única alternativa para resolver la Sanidad es que se vaya el Gobierno”

“Lejos de aplicar políticas de planificación, inversión y gestión en la pública, insiste en su desmantelamiento” afirma Catalina Darias

Los miembros de Intersindical Canaria Abel Ramos, Dolores Pérez, Caty Darias, Ruymán Pérez, Coralia Lobato, Alberto Castañeda y Carmelo Gil. DA

El Secretariado Nacional de Salud de Intersindical Canaria (IC) lamento ayer que el Gobierno de Coalición Canaria mantenga “un abandono y dejación en el cuidado de los canarios” por lo que afirmó que “la única alternativa para resolver la grave situación de la sanidad pública en las Islas pasa por la marcha del actual Gobierno”tras las próximas elecciones.

La portavoz de IC, Catalina Darias, afirmó que “nunca ha existido tanta unanimidad social respecto a la mala gestión de este gobierno y su Consejería de Sanidad”. Considera que “CC es el responsable de la falta de planificación en la dotación de recursos sociales y presupuestarios”, así como del “desmantelamiento acelerado” del sistema sanitario público en las Islas.

Catalina Darias, afirmó que “desde 2009, el Gobierno canario incidió en la aplicación de medidas de recorte a los servicios públicos y, fundamentalmente, sobre la sanidad. No ha hecho otra cosa que incrementar su privatización, aumentando cada año los recursos públicos con destino a la sanidad concertada, mientras simultanean el desmantelamiento de la pública, sometida a restricciones de recursos humanos y materiales, hasta generar el deterioro que lleva aparejado”. Lamentó que en todos estos años no hayan resuelto los principales problemas en materia sanitaria, como son “sólo las insufribles listas de espera, el caos en los Servicios de Urgencias, y el deterioro de la Atención Primaria”, con la fatal consecuencia de convertir a la sociedad canaria en la más enferma y la que recibe el peor servicio sanitario del estado”.

“Lejos de aplicar políticas correctas de planificación, inversión y gestión, este Gobierno insiste en el desmantelamiento de unos servicios fundamentales para, de esa manera, justificar su progresiva privatización”, incidió.

El también portavoz de IC, Ruymán Pérez, acusó al Gobierno de Canarias de “no respetar el Programa de Urgencias Sanitarias de Canarias”, que establece que un paciente no puede permanecer más de 24 horas en los servicios de urgencias hasta que es atendido. Y denunció casos de espera “en los servicios de urgencia de hasta nueve días, lo que provoca la cancelación de intervenciones quirúrgicas” y otros “colapsos” en las unidades de hospitalización. Una situación que se resolvería con mayor financiación para dotar a la sanidad de personal y recursos.

Entiende que “si no hubiera una situación de colapso permanente” en los servicios de Urgencia, y si “funcionaran para lo que fueron concebidos, y no como aparcadero de pacientes” el aumento asistencial y de carga de trabajo por la gripe no tendría por que colapsar el servicio. En ese sentido, lamentaron que se hayan tomado nuevamente “medidas improvisadas”.

más contrataciones

Pérez consideró que “la implantación del acuerdo de 35 horas laborales” a la semana debe de acompañarse con la contratación de más profesionales, pues “si no fuera así generaría miles de horas adeudadas por turnos extras”. También subrayó que las 7.198 plazas de la última oferta pública de empleo “no solucionan el problema. Son insuficientes para cubrir todas las necesidades” y estimó en “3.000 trabajadores más los necesarios para cubrir el déficit en la plantilla” asistencial.

Lamentan el “comportamiento obstruccionista” en los conciertos

La portavoz de IC, Catalina Darias, lamentó “el comportamiento obstruccionista del Gobierno de Canarias con el Tribunal Superior de Justicia de Canarias” ante la solicitud de remitir la documentación de los conciertos sanitarios, algunos de ellos de la época franquista, así como “su hiperprotección a la sanidad privada, lo que demuestra estar al servicio de intereses perversos”. Reconoció que” Clavijo es el peor presidente de Canarias”, y Baltar “el caballo de Troya de los interés privados dirigiendo la Sanidad publica”. Abel Ramos señaló que mientras las urgencias públicas están saturadas, las privadas están en obras y no recepcionan derivaciones”.