santa cruz

Servicios Sociales de Santa Cruz interviene en 304 casos de ancianos en situación de vulnerabilidad

La mayoría de los atendidos nunca habían pasado por el Ayuntamiento y fueron derivados desde los centros de salud
El número de mayores en situación de vulnerabilidad ha ido en aumento en los últimos años, según el IMAS. / DA

Solo en Santa Cruz, según los datos del último diagnóstico se la realidad de las personas mayores realizado el año pasado, casi 50.000 de sus 205.000 habitantes tiene más de 60 años, de ellos, 11.300 superan los 80, y más de 7.000 viven solos. Son estos últimos los que más preocupan porque son los que más perjudicados pueden verse ante situaciones de vulnerabilidad como las enfermedades, la pobreza y también la propia soledad. Precisamente, para evitar estas situaciones, el Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) de Santa Cruz, puso en marcha el proyecto de intervención con personas mayores en situación de vulnerabilidad, el mismo que el año pasado atendió a 304 personas que se encontraban en situación de desprotección. Con todos ellos se incoaron diligencias de carácter social (recepción de la demanda o la denuncia, investigación, diagnóstico y, en su caso, actuaciones concretas de intervención social. De ellos, 214, no tenían ningún antecedente en los servicios sociales municipales, lo que supone que el 70% de los casos investigados y con los que se intervino nunca habían acudido al Ayuntamiento.

Estos datos se extraen de la respuesta que el área de Asuntos Sociales dio a Sí se puede, formación que preguntó por el grado de cumplimiento de la moción aprobada en julio de 2018, y que recogía, entre otros asuntos, la creación de redes de prevención y apoyo a las personas mayores en situación de vulnerabilidad.

El IMAS admite que en estos momentos se ha dado “un muy importante aumento de la demanda de casos en los que podría concurrir situaciones de desprotección de personas mayores”. Este es el principal motivo para la puesta en marcha del proyecto de intervención con personas mayores y que, según el IMAS, ha permitido la creación de redes y recursos.

El IMAS destaca que en la actualidad, “hay una coordinación permanente con el Servicio Canario de Salud (SCS) a través de los Centros de Salud; con la Policía Local; con entidades del tercer sector; la administración de justicia; y con otras áreas municipales”. También llegan alertas de vecinos y de las propias personas interesadas.

Según el registro del programa, la mayor parte de los casos en los que han intervenido son derivados de los Centros de Salud, con 140 personas. Otros 43 fueron puestos en conocimiento por los Cuerpos de Seguridad y desde las Unidades de Trabajo Social (UTS) se derivaron otros 35 casos. Las entidades del tercer sector, comunicaron la situación de vulnerabilidad de 13 personas, y las vecinos también dieron cuenta de otras 13 personas en la misma situación.

El resto, hasta los 304 casos en los que se intervino de alguna forma, procedieron de las coordinación con otras áreas municipales, el servicio de ayuda a domicilio y los propios usuarios. “Los Centros de Salud y las UTS son dos de los radares más poderosos a la hora de advertir un posible caso de vulnerabilidad en las personas mayores”.

La forma en la que se trabaja desde el IMAS es hacerlo de forma conjunta entre los equipos de salud y de servicios sociales. Se destaca la participación activa de la coordinadora de trabajadores sociales del SCS en la Comisión de Mayores, en la que también están representados el Cabildo y el Gobierno canario.

Sí se puede valora el avance pero pide que trabajo en los barrios

Desde Sí se puede, su concejal, Asunción Frías, señala que valoran los avances que se han dado en la coordinación con el Servicio Canario de Salud y con algunas ONG, “pero todavía hay mucho por hacer en la línea de la moción que presentamos. Principalmente, hace falta avanzar hacia redes en todos los barrios, en las que también participen las farmacias y otros comercios de la zona, así como, en general, las vecinas y vecinos de las personas mayores para detectar y apoyar las situaciones más vulnerables”. La moción de Sí se puede se presentó en julio de 2018 y consiguió el respaldo del Pleno por unanimidad.

TE PUEDE INTERESAR