sanidad

Un recurso retrasa la llegada de las nuevas camas de la UVI del HUC

La previsión del centro era que las primeras doce unidades estuvieran en noviembre del año pasado y la otra mitad, este mes, pero el pliego de condiciones técnicas fue recurrido
Las camas de la UVI del HUC tienen una antigüedad de 18 años y podrían ser el origen del brote de Acinobacter baumannii que se produjo en 2018. F. Pallero

Las primeras doce nuevas camas para la Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI) del Hospital Universitario de Canarias (HUC) estaban previsto que llegasen en noviembre y la otra mitad en enero de este año, según confirmó en octubre a este periódico la dirección del centro hospitalario. Un plazo que no se ha cumplido pese a que las estructuras tienen una antigüedad de 18 años y podrían ser el origen del brote de Acinetobacter baumannii, una bacteria multirresistente, común en todos los centros hospitalarios del mundo, que afectó la citada unidad dado que se han encontrado muestras positivas en algunas de ellas y también en colchones, según reconoció en su momento la gerente.

La dirección del SCS explica que el retraso se debe a que “el pliego de prescripciones técnicas del expediente de contratación para el suministro con instalación de camas hospitalarias con destino a diversos hospitales del Servicio Canario de la Salud (SCS) fue recurrido por una firma comercial”.
En el mes de diciembre, el Tribunal Administrativo de Contratos Públicos de la Comunidad Autónoma de Canarias “resolvió no admitir este recurso en el lote de camas de UVI por lo que este expediente sigue su trámite”, añaden desde el HUC, aunque no especifican cuánto tardarán en llegar las nuevas unidades.

Sin embargo, Cati Darias, portavoz de Intersindical Canaria (IC), el sindicato con mayor representación en el comité de empresa del HUC, asegura que la situación que se produjo en su momento con la citada bacteria, “justificaba hacer un pedido por la vía de urgencia, un recurso que no se utilizó”. Por lo tanto, “no entiende que se siga dilatando la compra, puesto que por esta vía se puede adquirir este tipo de mobiliario tan necesario, que cumpla unos requerimientos presupuestarios de una manera mucho más ágil, y que puede haber sido una causa coadyuvante en la proliferación en su momento de la acinobacter.

La fuerza sindical denuncia que cuando se realizó el pliego de condiciones técnicas no se consultó con los profesionales de la UVI, pese a que son quienes mejor conocen las condiciones que deben tener las camas en cuanto a requerimientos posturales o la prevención de úlceras por presión, para brindar un cuidado de mayor calidad a los pacientes que están encamados todo el día. “Había tres modelos y se optó por el más barato y el que menos prestaciones daba para ayudar al cuidado de los enfermos”, lamenta Darias.

En estos momentos la situación con el citado microorganismo se mantiene estable, indican desde el HUC. Según Intersindical Canaria, como consecuencia de las sucesivas denuncias que se presentaron por la Acinobacter “se empezaron a sacar pacientes del servicio y no ha habido ningún otro repunte como el del año pasado, pero seguimos con la misma situación respecto a las camas, que no están para garantizar las adecuadas normas de asepsia ni los cuidados de los enfermos”.

Intersindical lamenta que el pliego no se consultara con los profesionales

Cati Darias critica que no se haya consultado con los profesionales para elaborar el pliego de condiciones, al ser quienes mejor conocen las características necesarias que deben tener las unidades para un servicio en el que los pacientes van a estar encamados las 24 horas del día. “No estamos hablando de un mueble”, apunta.

TE PUEDE INTERESAR