Güímar

El asesor ‘youtuber’ de Luisa Castro: “La alcaldesa es como Angela Channing”

Víctor González compara al Ayuntamiento con 'Falcon Crest', definiendo a la alcaldesa como la protagonista "a la que todos quieren destruir"

Víctor González “dispara” contra todo aquel que osa criticar a la alcaldesa de Güímar / DA

La última de Victor González, la mano derecha y asesor de la alcaldesa de Güímar, Luisa Castro, que no cesa en su afán de “destruir” a todo aquel que osa llevarle la contraria a él o la regidora municipal, ya sea a través de declaraciones en los medios, o en esta caso, usando su canal de Youtube, Vitito Visión, ha sido criticar a Gustavo Pérez, su socio nacionalista de gobierno,  por vender un proyecto denominado Máster Plan, al que califica de “Máster Mentira”

Según el asesor de la alcaldesa, que se ha autodenominado como reportero tocahuevos con anterioridad, Gustavo Pérez solo “vende un folleto”, en referencia a ese plan que está redactado por el Cabildo y que tiene un presupuesto cercano a cinco millones de euros, recordando, además, que se ha gastado 85.000 euros en publicitar un proyecto que él califica de “mentira”.

En su última toma de Vitito Visión de esta semana, el ínclito personal de confianza de la alcaldía, que realiza sin rubor los vídeos en su propio despacho consistorial, parodia la serie Falcon Crest, denominado al consistorio como un auténtico “Güímar Crest”, en que la alcaldesa es Angela Channing, “a quien todos quieren destruir”; Airam Puerta, portavoz del PSOE, es Lorenzo Lamas, “el cogepuertas que quiere el poder a toda costa”; Gustavo Pérez (CC) es Chao-Li, “el que no se moja y vende un Máster Mentira para seguir en el poder”; Ruyman Expósito (Sí se puede) es Chasse Gioberti, “un despropósito” y finalmente el propio Víctor González, que se autodefine como Richard Channing, “al que todos odian”.

En el mismo vídeo denuncia que el portavoz socialista, Airam Puerta, cobró del Ayuntamiento de Granadilla -cuando era gobernado por los socialistas- varias facturas por trabajos “concedidos a dedo”, como antes hizo con otros contratos de ingeniería para otros ayuntamientos con gobiernos socialistas como el de Candelaria.