sanidad

La nueva verificación de los medicamentos entró en vigor en España el sábado

El presidente de los farmacéuticos canarios, Ángel Galván, reiteró que en el país “no hemos tenido ningún fraude en el canal oficial”
Manuel Ángel Galván, junto a la colegiada Eva Sentís durante una jornada de pruebas de la nueva verificación. | DA

El pasado fin de semana entró en vigor en las 22.000 farmacias del país el Sistema Español de Verificación de Medicamentos (SEVeM), aprobado por normativa europea para prevenir la entrada de fármacos falsificados en la cadena de suministro legal. Casi 50.000 medicamentos fueron dispensados en las farmacias españolas durante este fin de semana bajo el nuevo control.

El presidente del Consejo de Colegios Farmacéuticos de Canarias y de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife, Manuel Ángel Galván, afirmó que este sistema “no va a suponer ningún inconveniente para los usuarios”, todo lo contrario. “Pueden estar seguros de que hasta ahora no ha habido ningún medicamento falsificado en la red de farmacias españolas, pero estamos aplicando una normativa europea de obligado cumplimiento”, dijo Galván, quien reconoció que “sí ha habido algún problema en algunos países del Este de Europa y en canales de distribución por Internet”.

“Con este sistema de verificación”, continuó, “ahondamos en dar más confianza a los clientes”. “Para los despachos de farmacia, supone una inversión que hemos realizado en los procesos tecnológicos, la modificación de los programas de gestión y en las compras de productos, que no será un código de barras sino un código QR o bidi. Quien lea cada envase verá un identificador único de serie propio, como una matrícula de cada coche, que estará en el ordenador central del repositorio nacional sincronizado con la plataforma europea y nosotros, en el momento que nos llegue el medicamento y lo vayamos a dispensar, leeremos ese código y lo contrastaremos con el que el fabricante ha señalado que salió de su planta de producción”, remarcó.

Galván admitió que “es un sistema de verificación con el que el usuario estará seguro de que los medicamentos que se dispensan no son falsificados”. “Llevan un código bidimensional Datamatrix, y un sello o precinto contra manipulaciones en el envase. Aunque en las farmacias empezó a implementarse este fin de semana, las empresas farmacéuticas, aunque tendrán un plazo de cinco años para adecuar todos su productos que se comercializan con receta, lo harán como máximo en 2020”.

Manuel Galván insistió en que “en España no hemos tenido ningún fraude de medicamentos en el canal oficial de distribución de farmacias y hospitales”, un problema que cada vez es más preocupante a nivel internacional.

Solo en España se encontraron en 2018 más de siete millones de dosis de medicamentos falsificados, y la Policía desmanteló tres laboratorios clandestinos, dirigidos a surtir, entre otros, las ventas en internet, gimnasios, herbolarios o parafarmacias.

TE PUEDE INTERESAR