SANTA CRUZ

Los centros escolares de Santa Cruz acogen hasta 96 nacionalidades distintas

El IMAS actualiza el diagnóstico sobre la población extranjera, en el que se concluye, entre otras cosas, que más que convivir se “coexiste”

ESCOLARES COLEGIOS
Los centros educativos son ejemplo de convivencia e interculturalidad frente a lo que ocurre fuera de las aulas. DA

Santa Cruz es un municipio en el que se coexiste con la población extranjera más que se convive con ella. Esta sería una de las principales conclusiones extraídas del Diagnóstico sobre la Inmigración, la Diversidad y la Convivencia en Santa Cruz, realizado por el área de Atención Social en el marco del Plan Estratégico de Servicios Sociales (2014-2018). El amplio informe acerca la realidad de la población extranjera en el municipio, que según el padrón de habitantes, a uno de enero de 2018, era del 13,35%. Esos mismos datos muestran que en los centros escolares del municipio conviven hasta 96 nacionalidades distintas. Pero, además de los datos estadísticos, también se ofrece una encuesta, realizada tanto a pie de calle como por vía telemática, en la que se recoge el sentir de la población en lo referente a la convivencia. Así, como detalla el edil de Atención Social, Óscar García (PP), “lo primero que hay que destacar es que Santa Cruz es un municipio donde se convive razonablemente bien con independencia del lugar de nacimiento o de la nacionalidad de cada vecino de la capital”. En ese sentido, explica que, “hasta el 80% de los vecinos encuestados personalmente reconocen sentirse bastante o muy a gusto con la convivencia en la ciudad”.

Sin embargo, “la encuesta también refleja que hay un porcentaje apreciable de personas entrevistadas, nacidas o no en la ciudad, con nacionalidad española o extranjera, que comparten o coexisten, más que conviven en Santa Cruz. En ese sentido, podemos considerar que compartimos pero no nos mezclamos; es decir, hablaríamos más de una sociedad multicultural -hay hasta 96 nacionalidades distintas en el sistema educativo- que paulatinamente avanza hacia una sociedad intercultural”, defiende García.

En lo que a la evolución de la población extranjera en la capital se refiere, los datos reflejan como ha ido aumentando paulatinamente. Así, después de 10 años, las personas que nacen en el resto del Estado español representan aproximadamente el mismo porcentaje, mientras que las nacidas en otros países han ido en progresivo aumento, pasando del 11,02% en 2008 al 13,35% actual.

ITALIANOS

Por nacionalidades, la italiana es la que mayor presencia tiene en el municipio, con 1.572 personas (el 15% del total de la población extranjera). Le siguen Venezuela y Cuba, con 1.287 y 776 personas respectivamente.

De las 96 nacionalidades diferentes que existen en los centros educativos, 10 suman el 65,5% y las otras 86, el 35,3% restante. El 16,5% del alumnado extranjero tiene nacionalidad venezolana, seguida de la italiana con el 13,5%. La presencia de alumnado extranjero en los centros educativos de titularidad pública es mayor que en los de titularidad privada o concertada. En general, a las personas encuestadas les parece bien que exista población en el municipio nacida en otros lugares. Pero cuando se pregunta sobre qué cree que opina el resto de personas, a la mayoría no les parece “ni bien ni mal”, es decir, el 46,03% de las respuestas. Se observa que el porcentaje de respuesta entre quienes opinan que la mayoría de la sociedad lo ve “mal” (20,63%) o “muy mal” (3,17%), aumenta si se compara con lo que responden las propias personas encuestadas, cuando se les pregunta a ellas. Solo al 1,59% les parece “mal” y nadie responde “muy mal”.

La mayoría considera que en el municipio es importante que se mantengan las culturas de los países de nacimiento. A su vez, se considera “bastante importante” y “muy importante” que la población que ha nacido en otros países se adapte a las costumbres locales. Por otra parte, cuando se pregunta por la existencia de problemas, la mayoría, el 57,14%, opina que “sí” existen.

LA CAPITAL, COMO ENTORNO DE CALIDAD PARA LA CONVIVENCIA

La mayoría de las respuestas de los encuestados giran en torno a la idea de que en el municipio “se comparten espacios, pero no se mezclan”, o que “existe una sociedad multicultural, pero no intercultural”. También se menciona que “se opta por la coexistencia para evitar conflictos”, entre otros argumentos. García señala que “la encuesta también pone de manifiesto, y es importante destacarlo, que el pasado emigrante y el componente de identidad americano en la sociedad convierte Santa Cruz de Tenerife en un entorno de calidad para la convivencia”.