Santa Cruz

Acuerdo entre empresa y trabajadores de la residencia El Drago de El Marqués sobre los despidos por cierre

Amavir sumará indemnizaciones extras a los trabajadores y contrata una empresa de recolocación; la empresa seguirá prestando el servicio al menos durante cuatro meses a los usuarios que aún queden tras el cierre previsto para el 29 de marzo

RS621161_sm residencia amavir 01-scr
Vista general de la residencia de mayores Amavir, en Ifara. / SERGIO MÉNDEZ

Empresa y representantes de los trabajadores alcanzaron un acuerdo en la tarde de ayer sobre las indemnizaciones a percibir por parte de la plantilla ante el cierre de la residencia de mayores El Drago del Marqués, gestionada por Amavir, motivado por la decisión del Tribunal Supremo y del Tribunal Superior de Justicia de Canarias de declarar nulas las licencias con las que venía operando desde 2009. El acuerdo se ha producido antes de que culminara el plazo máximo del periodo de negociación del ERE. Así lo informó Amavir tras alcanzar el acuerdo.

La empresa, que “reconoce y valora el trabajo” de los empleados, sobre la base de la indemminzación legalmentamente establecida, añade una indemnización adicional para aquellos en los que la pérdida del puesto de trabajo tenga un impacto mayor y que, de facto, aplicará a la gran mayoría de la plantilla. Además de la indemnización, se ha contratado una empresa de recolocación ubicada en Santa Cruz de Tenerife que va a estar a disposición de todos los trabajadores para favorecer su empleabilidad. Por otro lado, se ha acordado ya la recolocación de algunos de ellos en otras residencias de la compañía.

Amavir recuerda que se ha visto obligada al cierre de la residencia en cumplimiento de las resoluciones judiciales, que son firmes desde mediados de enero, quedando por tanto la residencia en una situación de ilegalidad desde ese momento, puesto que la ley deja claro que no es posible la legalización de licencias anuladas.

Lo que se plantea ahora es “si el plan que el Ayuntamiento lleva anunciando desde principios de enero, y del que todavía no se tiene noticia, va a permitir acometer obras en el centro para pedir una nueva licencia (nunca legalizar la licencia anulada). Si ese plan se ajusta a a legalidad, la empresa está dispuesta a analizarlo, acometer las obras y, en consecuencia, poder reabrir la residencia en el futuro”, concluye.

Desde el comité de empresa, su presidente, José Ángel Mena, expresó ayer su satisfacción por el acuerdo alcanzado del que se van a beneficiar la mayoría de los trabajadores. En cuanto a los usuarios, la empresa les seguirá prestando el servicio al menos hasta que puedan encontrar otro centro. “Nos han comunicado que entre el 28 de marzo y el 1 de abril procederán al despido del 80% de la plantilla, de modo que ese 20% restante quedará como retén para atender a los usuarios que aún queden en el centro”, explicó Mena a DIARIO DE AVISOS. La empresa también avanzó que podrían prolongar esta situación unos cuatro meses, hasta julio, fecha en la que confían todos los ancianos hayan podido ser recolocados.