DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Educación despide a una profesora interina por ser madre de mellizos y “no estar en condiciones para trabajar”

La Consejería del Gobierno de Canarias acusa a Iballa Álamo Sosa de “falsedad en documento público” por no haber especificado su reciente maternidad cuando aceptó cubrir una vacante en el IES Cabo Blanco

La profesora interina, Iballa Álamo Sosa, cuida a sus dos mellizos en su residencia de Tegueste. / DA
La profesora interina, Iballa Álamo Sosa, cuida a sus dos mellizos en su residencia de Tegueste. / DA

“La Consejería me cesa porque, teniendo dos mellizos de un año, no estoy en condiciones de trabajar”. Así de contundente se mostró ayer a DIARIO DE AVISOS, la profesora interina de 41 años y residente en Tegueste, Iballa Álamo Sosa. El relato de los hechos por parte de la docente arranca con otra sentencia: “La Consejería de Educación no reconoce la conciliación familiar para los interinos sustitutos, por lo que tenemos que asumir el destino que nos manden”, que en su caso fue el Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Cabo Blanco, en el término municipal de Arona, a 85 kilómetros de mi casa”. Dada la distancia desde su lugar de residencia, Tegueste, Álamo recuerda que “eso suponía levantarme a las cinco de la mañana todos los días y llegar a casa a las cuatro o cinco de la tarde, siempre que no tuviera evaluaciones, que entonces se prolongaba a las nueve o diez de la noche”.

Todo empieza el pasado septiembre, en concreto el 12 del citado mes, fecha en la que tomó posesión para cubrir una vacante de la especialidad de Tecnología en el citado centro de enseñanza secundaria. “En el centro me pusieron a trabajar en un aula a más de 30 grados de temperatura, cuando el máximo permitido son 26, con lo cual estaban cometiendo otra ilegalidad”, detalla Álamo, quien añade que “todo eso me va generando, después de casi un mes de trabajo, un estado de estrés bastante elevado y por eso decido a ir al médico”.

Según la versión de la profesora interina, que se asienta en informes médicos, “la doctora me dijo que estaba padeciendo un nivel de estrés muy elevado, y que eso me imposibilitaba para conducir, por lo que me dio la baja para ir observando cómo progreso”.

“Pero lo que sucede”, continúa la docente, “es que tengo muchas crisis de ansiedad y no puedo sostener la situación en la que me encuentro, por lo que me derivan a salud mental con la intención de que me ayude un psicólogo”.

Esto tiene lugar el 4 de octubre del año pasado, según ratifica la resolución de la dirección general de personal de la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias en un documento que aparece en la imagen adjunta, donde se anula su nombramiento como profesora interina.

Inspección

Sin embargo, su calvario se acrecienta cuando “en noviembre acudo a la inspección médica en Educación y esa citación. Se supone que es para observar cuál es la situación y hacer una valoración médica, pero lo que me encuentro es con una reunión con personas que me presionan, haciéndome sentir culpable por haber cogido una baja”. Iballa insiste en que “no he cogido una baja, es un médico profesional quien me la da, pero ellos lo entienden a su manera”.

A pesar de la situación alcanzada, la profesora interina remarca que, en ese momento, “aparentemente, de buen rollo, para que no haya castigo en las listas de empleo, me piden que renuncie, voluntariamente, a mi puesto de trabajo, porque yo no estoy en condiciones ni lo estaba antes de aceptar mi puesto, según ellos”. Ante lo sorprendente de su postura, “les dije que en qué se basaban ellos para decir que yo no estaba en condiciones”, a lo que me contestaron que “porque mis antecedentes demuestran que no cumples, ya que el año pasado no había trabajado”. Llegado a este punto, “les recordé que estaba de baja por maternidad”. Cuando abandonó la reunión, Iballa admite que “salí de allí aturdida”.

Ante el citado ofrecimiento de la Consejería y la posible pérdida de sus derechos, Alamo opta consultar con varios abogados que “me confirmaron que lo que hicieron fue coaccionarme para que renunciara a todo. No hubo un interés real por saber cuál era mi condición”.

Tras el consiguiente recurso interpuesto por la profesora ante la resolución de la Dirección general de personal de la Consejería de Educación, desde dicho organismo sostienen que Iballa no estaba en condiciones psíquicas para trabajar porque, “según ellos, tengo un trastorno del sueño. No sé de dónde lo sacaron, porque no hay ningún informe médico en el que se ratifique que padezco este tipo de trastorno”. Fue entonces cuando “me acusan de que ese trastorno del sueño es anterior a aceptar el cargo, y que viene porque tengo que cuidar a dos niños mellizos que no me dejan dormir”.

No obstante, Iballa insiste en que “en mi baja médica no menciona el trastorno del sueño, sino que habla de un trastorno adaptativo con necesidad de atención psicológica”.

Ante la propuesta de resolución de la Dirección General de Personal de la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias, que la acusa finalmente de “fraude en documento público”, DIARIO DE AVISOS contactó con el abogado de Iballa Álamo Sosa, José Luis Gutiérrez. Para el letrado, “la Consejería entiende, a través de la Inspección Médica y de manera rocambolesca, que Iballa aceptó el nombramiento de profesora interina teniendo dos hijos de un año, y que ese hecho conlleva no poder dormir bien por las noches, por lo que debió haberlo comunicado y no aceptar el citado nombramiento”, de ahí que “consideren que engañó a la Consejería de Educación”, y resalta el dato, “por el hecho de ser madre de dos hijos”. Gutiérrez enfatiza que “en los años de experiencia profesional que tengo, más de 25, no se me había presentado un caso como éste, de una madre con dos niños acusada en estos términos”. “Creo que en ninguna institución pública se ha dado una situación como ésta, probablemente, se trata de un caso único en España”.

Por ello, ha presentado una demanda por la vía contencioso-administrativa, dado que, explica el abogado, “solo a partir del momento en el que la destinan al IES Cabo Blanco se produce una inadaptación al puesto; ella estaba perfectamente antes, como valoran tanto la matrona como el médico de cabecera y el especialista que la trataron”.

Gutiérrez afirmó además que “lo habitual en otros casos es que, previamente, se abre un expediente disciplinario por alguna irregularidad cometida por el funcionario, pero que una comisión de salud se pronuncie en estos términos no tiene precedentes”. Sea como fuere, “mediante Resolución del Director General de Personal de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias de 20 de diciembre de 2018, Iballa es cesada por el hecho de ser madre, y suspendida de las Listas de Empleo de la Consejería de Educación”.

A modo de conclusión, el letrado de la profesora interina remarcó que “no encuentro palabras para describir el abuso machista y la agresión contra los derechos de Iballa como madre y mujer trabajadora” que ha sufrido por parte del Gobierno de Canarias y que hoy, justo un 8 de marzo, desvela en exclusiva DIARIO DE AVISOS.