Santa Cruz

Frenan la subida del precio del agua en Santa Cruz

El concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, informa de que la empresa ha recurrido la sentencia ante el Supremo

Dámaso Arteaga
Dámaso Arteaga. / S.M.

En julio de 2017 el Gobierno de Canarias, a través de la Comisión de Precios, denegó a la capital tinerfeña el aumento de la tarifa del agua del 1,6%, que había propuesto el Consistorio a petición de la Empresa Mixta de Aguas de Santa Cruz (Emmasa). Esta decisión, que el Ayuntamiento rebatió ante el propio Ejecutivo regional, fue recurrida por la propia empresa, pero en los juzgados, planteando un contencioso-administrativo. El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), según reveló ayer en la Comisión de Control el concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, dio la razón al Gobierno de Canarias, que argumentó que no se justificaba la subida de la tarifa, dados los resultados económicos positivos de Emmasa en el último ejercicio. Según avanzó Arteaga, Emmasa ha recurrido ante el Tribunal Supremo este último fallo.

Sin embargo, la misma sentencia, que señala que, efectivamente, los costes en los que ha incurrido la empresa en la prestación del servicio no son suficientes para justificar una subida del precio del agua, sí que deja la puerta abierta a Emmasa para que reclame al Ayuntamiento una indemnización por no aumentar el precio del agua.
Y es que, precisamente, el argumento usado por el Consistorio ante el Gobierno de Canarias para justificar la necesidad de incrementar el precio del agua constituía un posible incumplimiento del contrato con Emmasa, en el que se recoge que la tarifa debe elevarse cada año en función del IPC.

Ayer, Dámaso Arteaga, que informó del fallo en la comparecencia solicitada por el concejal de Izquierda Unida Ramón Trujillo, detalló que están a la espera de que se resuelva el recurso ante el Supremo, porque la sentencia del TSJC ha dejado al Ayuntamiento en una situación delicada. El fallo, que el edil de Servicios Públicos mostró en parte a los asistentes a la comisión, recoge en su quinto punto que, “en el caso de existir diferencias entre la propuesta del Ayuntamiento y el órgano administrativo encargado de la aprobación definitiva de las tarifas, se adoptarán, de acuerdo con la Sociedad, las medidas necesarias para garantizar el equilibrio económico y la razonable redistribución del capital de la empresa”. Precisamente, este punto es el que da la posibilidad a Emmasa de defender sus intereses, dice el tribunal, sin necesidad de incrementar la tarifa.

El concejal de IU se interesó por conocer si la anunciada mejora de la producción de la desaladora iba a permitir, precisamente, que se mantuviera el precio del agua. Arteaga quiso aclarar que “aunque cueste menos el agua porque compramos menos al sector privado, eso no supone que el coste propio no se vea incrementado”. El edil de Servicios insistió en que el precio del agua depende de muchos otros factores y no solo de la reducción de costes externos.