economÍa

La Cámara frena el optimismo de BBVA y dice que las Islas no crecerán más del 2%

El organismo asegura que es difícil, en un entorno de incertidumbre como el actual, crear 47.000 empleos, como plantea el banco
La directora de la Cámara de Comercio, Lola Pérez, y el presidente de la institución, Santiago Sesé, durante la presentación del Boletín. / DA
La directora de la Cámara de Comercio, Lola Pérez, y el presidente de la institución, Santiago Sesé, durante la presentación del Boletín. / DA
La directora de la Cámara de Comercio, Lola Pérez, y el presidente de la institución, Santiago Sesé, durante la presentación del Boletín. / DA

La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife rebajó el optimismo de otros analistas sobre la evolución de la economía de las Islas para este año, que, según sus previsiones, crecerá entre el 1,5 y el 2%, menos que la media nacional, y la tasa de desempleo difícilmente bajará del 20%.

El pronóstico del organismo cameral coincide con el de otras instituciones económicas regionales, nacionales e internacionales, como el de Ceprede, el Fondo Monetario Internacional (FMI), Funcas o la OCDE, y sigue la misma línea que el último informe de coyuntura de la patronal tinerfeña (CEOE-Tenerife). Sin embargo, dista mucho del informe sobre la situación canaria presentado la pasada semana por BBVA Research. La entidad pronosticó un crecimiento del 2,4% en las Islas para este año y la creación de 47.000 empleos hasta 2020, pero, según la Cámara de Comercio, son cifras “muy optimistas”.

Según el Boletín de Situación Económica de Canarias de la Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife, que fue presentado ayer por su presidente, Santiago Sesé, y por su directora general, Lola Pérez, “incertidumbre” será la palabra clave para este año y subraya que, simplemente, cómo sea la resolución final del brexit puede tener un gran impacto en la economía canaria.

En cuanto al empleo, a pesar de que a finales de 2018 se alcanzó el récord histórico de afiliados a la Seguridad Social, con 913.000 personas, la tasa de paro es difícil que baje del 20% por el aumento de la población activa hasta 1.140.000 y porque más del 50% de los desempleados no tiene cualificación. “Con una menor presión en el crecimiento de la población activa, un tirón de la construcción y mejoras en la cualificación podría reducirse la tasa”, apuntó Lola Pérez. En cualquier caso, la intensidad en la creación de empleo será menor en 2019 que en 2018, al igual que el crecimiento económico, según las perspectivas de la Cámara de Comercio.
El informe de BBVA apuntaba a un crecimiento de 47.000 empleos en el bienio 2019 y 2020, motivado, especialmente, por el buen comportamiento del sector de la construcción.

La desaceleración en el crecimiento ya se notó en el último trimestre de 2018, con un empuje intertrimestral de la economía del 0,3% e interanual del 2,1%, frente a la media nacional del 2,4%. Todo ello en coincidencia con una reducción del 3,3% en el número de turistas extranjeros en los últimos tres meses del año, si bien sigue aún aumentando el gasto turístico.

Pese a todo, “2019 no debe ser un año perdido para la economía por mucho que sea un año electoral”, sentenció Santiago Sesé, quien reclamó medidas adecuadas por parte del Estado en cumplimiento del Estatuto y el REF. “Necesitamos medidas económicas, no solo políticas, para evitar el atasco de la economía”, manifestó Sesé, y citó entre ellas actuaciones para dar más eficiencia al mercado de trabajo, simplificación administrativa y cumplimientos de los compromisos de inversión en infraestructuras.
“La crisis económica en nuestro país no solo ha cambiado las reglas del juego económicas, sino también las reglas del juego políticas, marcadas por un Parlamento fragmentado, con muchas dificultades para llegar a consensos que permitan abordar las reformas estructurales que necesita el país y en el que las decisiones que se están adoptando son más de índole política que de política económica”, afirmó Sesé.

Desde la perspectiva internacional, la economía canaria puede verse “atenazada por la forma en que se produzca finalmente la salida del Reino Unido de la Unión Europea y los impactos que ello tendría en la actividad turística y en las relaciones comerciales entre ambas regiones”. Además del brexit, al Archipiélago puede afectarle el deterioro que sufren otras economías del entorno europeo, como la italiana, la alemana o la francesa, debido a su relevancia como países emisores de turistas a Canarias, así como el “agresivo incremento” de la oferta turística en destinos competidores, como Turquía y Egipto.

“La desacreditación de la clase política produce desconfianza empresarial y frena la inversión y el empleo”, explicó Lola Pérez, quien señaló que se precisan reformas estructurales que han quedado paralizadas. Revertir la tendencia en Canarias depende mucho de la evolución del turismo y también hay capacidad de crecimiento en el sector energético.

TE PUEDE INTERESAR