La Palma

Los padres se plantan y piden al Ayuntamiento que actúe frente al abandono del colegio de Velhoco

El Diputado del Común admite a trámite la queja de los padres y madres de los 24 alumnos de este centro, cuyas obras de mantenimiento vienen siendo inútilmente reclamadas desde el año 2016

Imagen de la zona donde los menores pasan los recreos los días de clase, y que presenta un evidente etsado de abandono. | DA
Imagen de la zona donde los menores pasan los recreos los días de clase, y que presenta un evidente etsado de abandono. | DA

Más allá de las interpretaciones políticas y del silencio administrativo ante las quejas de padres y madres de alumnos, las imágenes del colegio de Velhoco, donde hay escolarizados un grupo de 24 niños de entre tres y once años de edad, no ofrecen duda.

El centro educativo, dependiente de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, pero en manos del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma en materia de mantenimiento, presenta tanto en los exteriores como en sus accesos de entrada al centro y en los servicios, un aspecto de descuido y abandono que ha llevado a los padres ha quejarse ante el Ayuntamiento capitalino desde mediados de diciembre, pese a lo cual siguen sin respuesta. El Diputado del Común ha admitido a tramite la queja de este grupo de padres y madres, que también se han dirigido a la Dirección General e Infraestructuras Educativas para pedirle que vigile el cumplimiento y el buen estado de la instalación.

El consistorio, con la competencia en la gestión de los fondos públicos para la Reforma, Ampliación y Mejora (RAM), guarda silencio tanto a través de la concejalía de Educación, en manos del nacionalista Raico Arrocha, como del área municipal de Obras y Servicios, dependiente del edil socialista Manuel Abrante. La normativa es clara: la obras que albañilería, pintura, electricidad, fontanería y mantenimiento corresponden al Ayuntamiento capitalino. En la recta final del segundo trimestre escolar, los padres y madres de los alumnos del colegio de Velhoco, no terminan de entender por qué motivo, tal y como ocurre en otros centros educativos y en otros municipios, el Ayuntamiento de la capital no realizó durante los meses estivales las obras necesarias para garantizar el buen estado de unas instalaciones públicas de uso diario por parte de niños y profesores. El director insular de Educación, Gregorio Alonso, explicó que durante el pasado año la Consejería acometió la obras de sustitución de las ventanas de todo el centro, obras que sí competen al departamento regional dado que tienen que ver con su estructura.

A las quejas por el mal estado del centro se sumó ayer el portavoz de Ciudadanos en el consistorio, Juan Arturo San Gil, quien señaló que “son numerosos los desperfectos que existen y que esperan desde hace años porque el gobierno local actúe y corrija la situación”. Señala que “es una vergüenza que los 24 alumnos que reciben su formación en esta escuela unitaria lo tengan que hacer en unas condiciones lamentables”, ya que “al mal estado de la infraestructura se suma también el hecho de que no se ha hecho nada para cumplir con la normativa de accesibilidad”. “Los aseos están en malas condiciones, las cajas de electricidad están abiertas o sin tapas, y la iluminación es deficiente y no cumple con la normativa”, entre otros desperfectos.