santa cruz

“Para mí es un orgullo ser Reina; no todas han tenido la suerte de presentarse dos veces como yo”

Priscila Medina, la Reina del Carnaval de Santa Cruz 2019, a sus 22 años, ya atesora un largo recorrido en la pasarela carnavalera
Priscila Medina, la Reina del Carnaval de Santa Cruz 2019
Priscila Medina es la Reina del Carnaval de Santa Cruz 2019. / Sergio Méndez

Priscila Medina se alzó en la noche del miércoles con el cetro de Reina del Carnaval de Santa Cruz 2019 con un diseño de Sedomir Rodríguez y en representación de Autoinsular Citröen. A sus 22 años, esta portuense atesora una larga experiencia en distintos certámenes. En la propia fiesta chicharrera, es la segunda vez que se presenta. “Es un orgullo para mí ser Reina del Carnaval de Santa Cruz”, aseguró con una sonrisa, para añadir que “no todas tienen la suerte que he tenido yo de poder presentarme dos veces”.

Priscila, que admitió que antes de que Sedomir le confirmara lo que ya le propuso en 2016, cuando salió elegida Reina de las Fiestas de Julio del Puerto de la Cruz, se presentó a los casting de Santi Castro y de Daniel Pages, sin éxito. “Todavía no nos lo acabamos de creer”, contaba la ya Reina sobre lo que supone haber ganado el cetro carnavalero, el mismo que, por otra parte, ayer se desconocía su paradero.
Ha colaborado con Sedomir Rodríguez desde el minuto uno, en marzo del año pasado, cuando su diseñador decidió volver al Carnaval de Santa Cruz después de seis años de ausencia. “Desde que empezamos en marzo, hemos estado trabajando todos, con mis padres y mis tios que son parte del equipo, ayudando en lo que podíamos”, explicó Priscila que, a continuación, mostró las quemaduras de la silicona caliente causadas al colocar las últimas piedras del diseño.

Su carrera en las pasarelas carnavaleras o no, empezó desde muy pequeña. “Mi padre (Gregorio Medina) es diseñador y con solo dos años empezó a presentarme a concursos de disfraces hasta que, en 2006, salí Reina Infantil del Carnaval del Puerto de la Cruz”. De ahí en adelante entró en el mundo de la publicidad, los desfiles, y llegaron las primeras Fiestas de Julio como candidata. “Me presenté con mi padre y quedé cuarta dama”.

El contacto con Sedomir se produjo a través de su padre. “Él se fijo en mí en esas primeras fiestas (2012) y en 2016, tras verme aquí en Santa Cruz me propuso para las del Puerto en ese mismo año”, detalla una Reina que lleva tatuado en su pie derecho el año 2016. “Ese año fue muy especial para mí. Fui segunda dama en el Carnaval, quedé Reina de las Fiestas de Julio, tuve que ir a Miss Tenerife, en la que quedé tercera finalista, y después me llamaron directamente de Miss España para representar a Tenerife, así que puede decirse que fue mi año”, detalla entre risas mientras ya piensa qué se va a tatuar para celebrar el 2019. Después de tan intensa actividad, los dos últimos años los ha dedicado a estudiar. “Acabé en julio Pastelería y ahora estoy haciendo el Ciclo Superior de Dirección de Cocina”. Asegura estar centrada en sus estudios y en seguir formándose. “Ahora lo que toca es la calle, que es lo más divertido, donde el público es muy agradecido”, comenta en relación a lo más inmediato que le espera como Reina. También quiso destacar la acogida de los asistentes a la Gala: “Hace un montón que no veía a la gente tan entregada”.

Para Priscila, su padre y su madre son los grandes artífices del camino elegido. “Cuento con su apoyo absoluto, tanto que cuando Sedomir me lo propuso, fueron ellos los primeros que dijeron que sí, incluso antes que yo”, explicó entre risas.

Sedomir Rodríguez es el autor del diseño que lució Priscila, La Nuit. / Sergio Méndez

Por su parte, Sedomir Rodríguez, que vuelve por todo lo alto a las Galas del Carnaval, reconoció sentirse muy orgulloso por haber ganado justo en el año en el que “el nivel ha sido altísimo”. Confesó que el jurado le felicitó en el backstage cuando estaba valorando su fantasía, La Nuit, un diseño que pesa cerca de 300 kilos y en el que las más de 5.000 plumas que lo componen son las absolutas protagonistas. En cuanto al tocado, admite que hizo tres. “Priscila no podía con el primero, el segundo no me gustó y ya con el tercero decidí anclarlo al traje”.

Una participación que empezó a prepararla desde marzo y que en los últimos días ha sido intensa. “Estoy en el Recinto desde el martes aunque hay compañeros que entraron el domingo”, reconocía el diseñador con semblante cansado. Se congratuló del buen ambiente vivido entre los compañeros e, incluso, bromeó sobre su puntería para elegir candidatas. “Este año todos en las Fiestas de Julio para ver quién gana”. Y es que además de Priscila, otra de sus pupilas, Susana Conde, Reina en el Puerto de la Cruz el año pasado, es la primera dama del Carnaval de 2019.

TE PUEDE INTERESAR