Sociedad

¿Dónde está Peter Wilson?

Familiares y amigos de un turista desaparecido hace 17 días en Las Américas se conjuran para que no decaiga la búsqueda de este irlandés de 33 años y con dos niñas pequeñas al que describen como “un padre, amigo y trabajador muy querido e intachable”

Gary, Noel y Paddy, compañeros de trabajo y primo del ausente, se encuentran en Tenerife para buscarlo. Fran Pallero
Gary, Noel y Paddy, compañeros de trabajo y primo del ausente, se encuentran en Tenerife para buscarlo. Fran Pallero

¿Dónde está Peter? Es la pregunta que no dejan de hacerse los familiares y amigos de un turista de nacionalidad irlandesa que el pasado 23 de marzo, sábado, fue visto por última vez cuando se dirigía a pie al filo de la medianoche hacia una conocida zona de ocio de Playa de Las Américas, dentro del término municipal de Arona.

“Peter [Wilson] llegó a Tenerife el viernes 22 de marzo con un amigo. Los dos tenían previsto pasar una semana de vacaciones en el Sur, y tras llegar al aeropuerto, fueron al Hotel Malibú Park, de Costa Adeje, donde se alojaron”, relatan a DIARIO DE AVISOS su primo Paddy y dos de los compañeros de trabajo de Peter, operario en una industria de manufacturado, llamados Noel y Gary.

Los tres irlandeses se han desplazado a Tenerife para indagar sobre el paradero de su familiar, amigo y compañero. En realidad, Paddy ya estuvo la semana pasada en la Isla junto a otros dos primos del ahora desaparecido por el mismo motivo. “Nuestra intención -reconoce el familiar- es que siempre venga alguien, ya sea un compañero de trabajo, un amigo o uno de nosotros, porque la desaparición de Peter es muy extraña para todos, ya que siempre ha sido una persona muy cumplidora, un padre estupendo de sus dos pequeñas, que tienen 3 y 6 años, y, en resumen, alguien muy querido y de conducta intachable”.

Continuando con el relato de las últimas horas antes de que desapareciera el irlandés, “tras dejar sus cosas en el citado hotel, Peter y su amigo se fueron a tomar unas copas a un bar irlandés y se retiraron pronto a sus habitaciones, y el sábado 23 transcurrió normalmente: al mediodía vieron en el bar del hotel un partido de fútbol, y por la noche se fueron a la zona de ocio de Las Américas”, detallan los angustiados irlandeses.

“Fue en un local de allí donde a las once de la noche, aproximadamente, el amigo decidió volverse al hotel. Según nos ha explicado, Peter y él salieron fuera del bar donde estaban y Peter decidió quedarse otro rato. Mientras el amigo se iba en el taxi, vio a Peter caminando hacia la zona de la discoteca Tibu. Desde entonces, no sabemos qué le ha podido pasar ni dónde puede estar”, manifiesta Paddy con evidente cara de ansiedad ante esa falta de noticias.

“Él nunca había desaparecido antes ni era una persona que se buscara problemas ni nada por estilo. Nunca ha tenido problemas legales, y tanto en casa como en el trabajo estamos muy extrañados por lo que está pasando”, añaden los compañeros Noel y Gary. “El amigo nos avisó el domingo 24, pero pensamos en dejarle un margen, aunque ya nos preocupó. Pero cuando no cogió el avión de vuelta entendimos que algo grave tenía que haberle pasado a Peter”, reconoce Paddy justo antes de añadir que “vamos a seguir viniendo a Tenerife hasta que sepamos qué le ha pasado”.