Santa Cruz

El Cresal, único caserío de Anaga sin acceso a la red de agua potable

Casi una treintena de vecinos llevan un año batallando para que el Cabildo autorice que se construya un cuarto para los contadores junto a la carretera y poder tener suministro

El caserío de El Cresal es un asentamiento disperso en las cercanías de Taganana. / DA
El caserío de El Cresal es un asentamiento disperso en las cercanías de Taganana. / DA

La mayoría se construyeron como cuartos de apero, aunque con el paso del tiempo han terminado convirtiéndose en viviendas, de primera o segunda residencia, dentro del Parque Rural de Anaga. Se trata del caserío de El Cresal, donde unos 25 vecinos llevan años peleando por tener acceso a la red de agua potable del municipio y dejar de ser el único núcleo de Anaga que sigue sin tener agua en sus casas. Su ubicación, en pleno Parque Rural y desde hace cuatro años también Reserva de la Biosfera, no ha permitido que dejaran de acarrear el agua desde San Andrés para la ducha, la cocina o dar de beber a los animales. Al menos fue así hasta haces tres años, cuando una tubería llegó hasta la zona, y, hace un año, pidieron a Emmasa acoplarse a la red.

Según explican estos vecinos, el Ayuntamiento de Santa Cruz en 2016 hizo las obras pertinentes para llevar esa tubería, paralela a la carretera, con la que dotar de agua la zona. Dos tomas a la altura del caserío hacían posible que se pudiera pedir el suministro de agua potable en sus hogares. Lo solicitaron el año pasado, pero el Cabildo, la administración competente dentro del Parque Rural de Anaga, les ha denegado esa posibilidad.

“Emmasa nos dijo que sí, que nos ponía el agua, pero que los contadores tendrían que estar a pie de carretera y no en nuestras viviendas. Aunque no nos pareció justo, dijimos que sí, que lo que fuera para tener agua, y la empresa nos pidió que solicitáramos permiso al Cabildo para ejecutar la obra de la caseta en la que van los contadores”, explican. El resultado es que el área de Medio Ambiente de la Corporación insular deniega su construcción alegando que no es viable porque el suelo es protegido, según explican los vecinos.

“Nosotros estamos dispuestos a correr con los gastos de la ejecución de la caseta, que se haría en piedra para integrarla en el entorno y además iría por debajo de la carretera, casi no se vería”, se lamentan. Añaden que “la construcción iría en terrenos que son nuestros, igual que lo son las tierras por las que pasa la tubería”. “Lo que no entendemos es que para pasar la tubería desde Los Catalanes a Taganana, obra que hizo el Cabildo, no pusieron problemas, y ese también es suelo protegido”, se lamentan.
Insisten en que son el único caserío de Anaga sin agua corriente y recuerdan que, hace unos años, Los Catalanes estaba en la misma situación y no hubo dificultades para que se acoplaran al suministro. “Estamos hartos de que las administraciones públicas se pasen la pelota unas a otras. Cuando no había tubería no nos quedaba más remedio que aguantarnos, pero ahora que la hay tampoco nos ayudan”.

Dámaso Arteaga: “El agua y la red están, pero necesitamos los permisos”

El concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, mostraba ayer su predisposición a llegar a un entendimiento con vecinos, el Cabildo y Emmasa. El edil matizó que “el agua está, la red llega, y lo único que hay que hacer son las conexiones, pero no podemos hacerlas sin autorización del Cabildo. Y hasta ahora no lo ha autorizado”. “Se ha hecho precisamente una obra para llegar a la zona y en estos momentos se facilita el agua potable, pero, claro, con las autorizaciones correspondientes. Si el Cabildo o los titulares no tienen todas las autorizaciones, no podemos saltarnos la ley”.