economÍa

Femete se ofrece como mediador entre Puertos y Tenerife Shipyards

La patronal del metal asegura que sería un “gravísimo pecado” que, por el conflicto entre ambas partes, se perdieran 700 empleos
El conflicto radica en el deseo de Puertos de trasladar las tareas de mantenimiento naval a Granadilla. DA
El conflicto radica en el deseo de Puertos de trasladar las tareas de mantenimiento naval a Granadilla. DA
El conflicto radica en el deseo de Puertos de trasladar las tareas de mantenimiento naval a Granadilla. DA

“Sería un gravísimo pecado que nuestra Isla pierda 700 empleos”, se lamentó ayer el presidente de Femete, Alberto Villalobos, que anunció que la patronal se ha ofrecido para mediar en el conflicto que ha surgido entre la Autoridad Portuaria de la provincia tinerfeña y el astillero Tenerife Shipyards. “Nos desconcierta que se haya bloqueado la instalación de un dique flotante en el puerto capitalino que permitiría atender barcos de forma continua y, por lo tanto, generar puestos de trabajo estables. Nuestra sorpresa aumenta porque la Autoridad Portuaria mantiene una apuesta firme y decidida por la industria de las reparaciones navales.

Villalobos señaló que, desde Femete, “ofrecemos nuestro máximo apoyo a Tenerife Shipyards, una empresa con capital 100% canario”. Al mismo tiempo, declaró, “entendemos que la Autoridad Portuaria pretenda desviar tareas de mantenimiento y de reparación naval al puerto de Granadilla para descongestionar el de Santa Cruz, pero no a cualquier coste: además de no crearse 700 empleos, se estiman unas pérdidas de unos 50 millones de euros en tres años. Por eso, consideramos extremadamente necesario que la Autoridad Portuaria desbloquee la autorización del dique con carácter de urgencia y para lograrlo mantendremos una reunión con su presidente, Pedro Suárez”, aseguró el presidente de Femete.

Villalobos indicó que sería un “acierto histórico” autorizar ese dique flotante que podría ofrecer varada a los aproximadamente 150 armadores internacionales y una flota de unos 28.000 buques. “Una gran parte de los trabajos que se ejecutarían precisan del soporte de empresas auxiliares, de logística o de servicios: alojamiento, transporte, restauración, agencias de viajes, asistencia médica, proveedores de suministros técnicos o de alimentación, etc. Recordemos los estudios que confirman que la reparación naval genera un impacto económico de cinco euros por cada euro de facturación del astillero”.

Por su parte, el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, expresó ayer su apoyo “decidido” el mantenimiento de las actividades de reparación naval en el puerto capitalino, en sintonía con las demandas planteadas por los trabajadores del sector.

El alcalde se mostró partidario de la continuidad de la reparación naval en el puerto capitalino, no solo como garantía del mantenimiento de los puestos de trabajo, sino como elemento básico para la diversificación de las actividades portuarias y, en consecuencia, de su mayor competitividad.

TE PUEDE INTERESAR